Opinión

Madurez democrática

Actualizado el 04 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Tenemos la posibilidad de exigir a esta oligarquía política que rota en el poder desde siempre

Opinión

Madurez democrática

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los costarricenses nos jactamos de tener una larga tradición y madurez democrática. Hoy más que nunca tenemos la oportunidad de demostrarlo. Las posibilidades reales de una reñida disputa electoral entre dos o más grandes fuerzas políticas son reducidas para el 2014. De acuerdo con todas las encuestas, el PLN hoy es el único partido con posibilidades reales de llegar al poder, esto si logra superar el 40% de votos necesarios.

Los demás partidos no solo han visto reducido su arrastre electoral, sino que adolecen de un discurso programático o filosófico concreto (el PLN tampoco lo tiene).

La única agenda expresa de estos partidos o grupos, es quitar el poder al PLN a cualquier precio, así sea mediante coaliciones con partidos o grupos con los que no tienen mayor afinidad conceptual, ética, programática, etc. más que alcanzar el poder y destronar al PLN.

El PLN,  partido socialdemócrata en la teoría, se ha separado de la doctrina socialdemócrata para convertirse en una maquinaria electoral con la única agenda de perpetuarse en el poder.

Si se suma el arrastre de todos los partidos políticos juntos, no alcanzan el 65% de los ciudadanos, el porcentaje restante no quiere saber nada de la política, del poder, de la democracia, etc.

Costa Rica se rige por un pacto social que en teoría es la suma de los grandes acuerdos colectivos que hemos alcanzado a lo largo del tiempo, que forman nuestra identidad y que nos unen como país. Pero estos, deben verse subyugados cada 4 años por cualquier doctrina política, solo porque son mayoría y ganan una elección.

Cualquiera que llegue al gobierno, ante todo debería ser un gobernante por y para todos los ciudadanos, bajo la única sombrilla del bienestar colectivo, de la solidaridad, de la constitución y de la ley.

En ese orden de ideas y bajo la premisa de que somos una democracia madura, ¿acaso no debería el próximo presidente constituir un gabinete y una estructura de gobierno con el mejor recurso humano del país, sin importar la filiación política? ¿Dejar de lado los gabinetes partidistas? ¿No será suficiente la lección de madurez de 3 precandidatos que aceptan sus raquíticas posibilidades y dejan el paso libre a quien tiene posibilidades reales de ganar una elección?

PUBLICIDAD

¿Será descabellado pensar que el sinnúmero de fuerzas fraccionadas hagan lo mismo en una lección de madurez democrática para el mundo, que además le ahorraría al país $86 millones de deuda política? ¿Será necesaria una elección?  ¿Es más grande el ego y afán de poder que la madurez democrática que en teoría nos caracteriza? ¿Tendrá la madurez, sabiduría y liderazgo el candidato con mayor arrastre para acercar desde ya a todos los sectores y abrir un gran diálogo nacional con miras a establecer los grandes acuerdos colectivos que requerimos para dar un salto de rana hacia el desarrollo y hacia el bienestar colectivo?

Los políticos tienen la oportunidad de demostrar su madurez democrática, amor por Costa Rica y deseo real de trabajar para que el país progrese independientemente de quien ostente el poder; al final el objetivo de la política ante todo es la búsqueda del bien común y no el poder.

Hoy los políticos pueden inspirar a un país ayuno de motivación y de credibilidad hacia la política, con una lección de madurez democrática que nuevamente nos contagie para luchar colectivamente por construir el país y la sociedad que soñamos.

También los ciudadanos tenemos la posibilidad de exigir y coaccionar a esta oligarquía política que rota en el poder desde siempre, para inducirlos hacia un verdadero espíritu desinteresado de servicio al país y alcanzar el bienestar colectivo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Madurez democrática

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota