Opinión

Lograr un acuerdo sostenible

Actualizado el 04 de abril de 2013 a las 12:00 am

La deuda de EE. UU. refleja un desequilibrio insostenible entre gastos e ingresos

Opinión

Lograr un acuerdo sostenible

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El presidente Barack Obama no logró un acuerdo bipartidista con los líderes republicanos del Congreso de Estados Unidos, para detener un recorte fiscal de $85.000 millones, que deberá implementarse antes del 30 de setiembre de este año, recorte que afectará el crecimento de la economía , el empleo y los servicios públicos. No obstante, este recorte de gastos es apenas de un 6% del PIB, para un déficit proyectado de un 5,4% del PIB en el 2013. Este déficit va a incrementar una abultada deuda de $16 billones, que equivale al 100% del PIB de EE. UU., con un Gobierno que pide prestado un 25% por cada dólar gastado, en una economía que se ha vuelto dependiente del crédito y está requiriendo cada vez más y más estímulo del Gobierno para poder crecer.

La economía estadounidense tiene cada vez más un gasto público creciente debido a la jubilación de los llamados baby boomers. Se calcula que en el 2030 la población mayor a 65 años será de un 18%. Por lo tanto, los costos de seguridad social y el Medicare se elevarán despropocionalmente.

El envejecimiento de su población y un costo creciente, complica más la sostenibilidad de su presupuesto.

Deuda federal y bonos. ¿Quién es culpable de la deuda federal? Los republicanos dicen que la culpa es de los gastos y los demócratas de los recortes de impuestos en la era Bush y las guerras de Irak y Afganistán. La verdad es que ambos tienen razon. En los últimos cuatro años, los déficits anuales superaron el billón de dólares. Desde la crisis del 2008, el Gobierno aceleró el gasto y recortó impuestos para detener los daños de la recesión. No obstante esta problemática fiscal, los rendimientos de los bonos a 10 años se han mantenido a mínimos históricos, con el apoyo de la Reserva Federal que tiene un programa de compra agresivo no sostenible a mediano plazo.

¿Estaremos ante una inevitable explosión de la burbuja de bonos? La volatilidad en el mercado depende de las salidas a este cuadro económico tan complejo. No obstante, los inversionistas apuestan más a Estados Unidos y a economías emergentes que ofrezcan mayores intereses.

Por otro lado, lo que sí es una realidad, es que todo este exceso de liquidez afectará la inflación interna de EE. UU. y los rendimientos de los bonos serán negativos. En esta materia, las matemáticas son muy simples. No son sostenibles las bajas tasas de los bonos, salvo que haya una verdadera reforma fiscal.

PUBLICIDAD

Empleo o inflación. La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) está y seguirá apostando por el empleo antes que la inflación. Este año, la FED está comprando más de $40.000 millones al mes en valores de hipotecas y títulos del tesoro. Todo, para controlar las tasas de interés a largo plazo; impulsar el gasto, la inversión y el préstamo. Esta política se mantendrá mientras no se reduzca el desempleo. ¿Pero qué sucederá si no hay nuevos ingresos fiscales? ¿Cómo sostener una inflación del 2,5% anual? ¿Podrá Estados Unidos generar 200.000 nuevos empleos al mes ante la falta de un acuerdo bipartidista? ¿Cómo llegar a la meta de 6,5% de desempleo? El presidente de la FED, Ben Bernanke, defiende el programa de estímulos, cuyos beneficios exceden los costos, por lo que cualquier recorte de gasto debe combinarse con alzas impositivas; de otra manera se desestabilizarían las bajas tasas de interés. Es posible que la FED rebaje los estímulos monetarios por los riesgos de corto plazo de una inestabilidad en los mercados financieros.

Empleo y logros. Obama ha logrado generar más de 1,2 millones de nuevos empleos, a pesar de la recesión por la crisis del 2008. Obama logró también el fin de los recortes de impuestos para las personas que ganan más de $400.000 al año y parejas con ingresos superiores a $450.000, y la eliminación de una exención fiscal para más de 160 millones de trabajadores. Obama ha reducido el déficit fiscal de $1,5 billones en el 2009 a $850.000 millones proyectados en el 2013. La economía se recupera lentamente. Los precios de las viviendas se han estabilizado y los embargos se han reducido. La inflación se mantiene relativamente baja. Estados Unidos está por convertirse en uno de los mayores productores de petróleo y gas natural. Obama recortó el gasto militar, pero no podemos hablar de una recuperación sólida.

La salida. Hay que buscar una salida negociada en el Congreso. La Casa Blanca tiene que tener discrecionalidad con el recorte de los gastos. Hay que encontrar una solución viable políticamente a los gastos sociales, que son el 42% del gasto total. Los actuales recortes afectarán a los aeropuertos, la seguridad, la investigación y la educación. La deuda creciente de Estados Unidos refleja un desequilibrio entre gastos e ingresos que no es sostenible. Ante este panorama, se deben aumentar los ingresos, reducir una serie de beneficios a futuros jubilados, racionalizar el gasto en defensa, cupones de alimentos y educación. Los partidos Demócrata y Republicano deben lograr un acuerdo rápido y sostenible para evitar caer en el abismo fiscal.

  • Comparta este artículo
Opinión

Lograr un acuerdo sostenible

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota