Opinión

Leyendo las señales de humo de la Administración Solís

Actualizado el 26 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Leyendo las señales de humo de la Administración Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Los antiguos chinos, griegos e indios apaches, utilizaron las señales de humo como una forma de comunicación a través de largas distancias para enviar noticias y anuncios de peligro. Aun hoy día, el Vaticano acude a las señales de humo para anunciar si se eligió al Papa.

Por eso, no debe extrañar que, durante los primeros días de la Administración Solís, los empresarios costarricenses hayan estado muy atentos a las señales que el Gobierno envía y que impactan las decisiones de inversión.

Invertir es una decisión de largo plazo: se arriesga hoy para recibir beneficios en el futuro. Entonces, entender cómo las decisiones gubernamentales los van a impactar, con el fin de tomar a tiempo las acciones correctivas, es una de las labores claves del empresariado.

Existe la expectativa de cómo el gobierno del Partido Acción Ciudadana aborda la política de Comercio Exterior. El informe de los primeros 100 días de gestión de Comex permite visualizar las prioridades para los próximos meses: enfatiza la atracción de inversiones, la continuación del proceso de adhesión a la Alianza para el Pacífico y a la OCDE, el apoyo a las empresas locales en el proceso de exportación, un énfasis en la administración de tratados y el impulso a la competitividad del sector.

De arranque, el presidente, Luis Guillermo Solís, ha enviado una buena señal con su involucramiento personal en la gira de búsqueda de inversiones a EE. UU., pero extraña que el ministerio de Hacienda haya anunciado una revisión de la Reforma a la Ley de Zona Franca aprobada por la Asamblea Legislativa en el 2009. Los retos que tiene el proceso de atraer inversiones van a requerir mucho más apoyo a nivel presidencial y gubernamental, y, sobre todo, una adecuada coordinación de las señales que se envían a la comunidad empresarial.

Paso ineludible. La Alianza para el Pacífico es un paso ineludible para nuestro país, pues consolida relaciones con importantes aliados como México, Colombia, Perú y Chile, y es fundamental en el abordaje del reto que significa el acceso al enorme mercado asiático, tanto en atracción de inversiones como en turismo y acceso de productos de Latinoamérica. Involucra a varias carteras del Gobierno y el liderazgo de Comex debe hacerse sentir para no perder el rumbo entre tantas demandas de la agenda nacional.

Los esfuerzos para acceder a una membrecía plena de la OCDE deben continuar e involucran a, prácticamente, todo el Gobierno. Adoptar las mejores prácticas a nivel internacional beneficiará el clima de negocios local, potenciando el atractivo del país para la llegada de inversiones foráneas. Comex debe ejercer un liderazgo en el proceso, con total respaldo de la Presidencia.

El proceso de administración de tratados requiere una priorización de los temas que afectan el proceso exportador para cada sector productivo. Un inteligente aprovechamiento del Comité Consultivo de la Política Exterior puede ser de gran ayuda para organizar la labor. La conformación de comités de trabajo en cada sector, que identifiquen los principales obstáculos o limitaciones al proceso, es el primer paso. Seguidamente, se debe identificar la entidad responsable de su mejoramiento y la acción requerida, logrando un plan de trabajo integral que cuente con el apoyo del Consejo de Gobierno, al cual se darán informes periódicos de su avance.

Cerrar la brecha. El Gobierno debe promover la inversión y las exportaciones de valor agregado en las zonas de menor desarrollo. Hay un clamor en la población por cerrar la brecha entre la Gran Área Metropolitana y las áreas rurales. Con apoyo del Banco de Desarrollo de China, se entregó al Gobierno un estudio de factibilidad para el establecimiento de zonas económicas especiales. Ya el ministro Mora ha manifestado el interés del país en continuar con este esfuerzo, que va a requerir un gran involucramiento de Cinde y de los gobiernos locales para convertirlo en un plan de atracción de inversiones de gran beneficio para el país.

El anuncio, por parte del Gobierno, de la reactivación del Consejo Nacional de la Competitividad puede ser un elemento de encuentro con las realidades que hoy vive el sector productivo, a través de una alianza público-privada, para concertar un proceso de mejoramiento continuo en las áreas claves que hoy afectan la competitividad del país. El Gobierno puede dar un fuerte impulso a la generación de mayores oportunidades para muchos costarricenses, mediante el aprovechamiento de las oportunidades de integración con el mundo. Son fundamentales, para la confianza de los actores, la coordinación intragubernamental y enviar las señales correctas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Leyendo las señales de humo de la Administración Solís

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota