Opinión

Lecciones de la ciencia y la tecnología para el Estado

Actualizado el 09 de enero de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Lecciones de la ciencia y la tecnología para el Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La construcción del Estado es un tipo de proyecto arquitectónico. Toda obra arquitectónica requiere un plano, visiones logísticas (cómo lograr que el plano se materialice), una visión ingenieril (cómo lograr una construcción sólida) y una visión estética (cómo lograr armonía). Nótese que la noción de política está deliberadamente excluida: el Gobierno tiene la función de administrar recursos para materializar y actualizar estas visiones, pero no para redefinir continuamente las tres visiones.

Ante las dificultades del Estado costarricense, en la actualidad debería ser un buen ejercicio tomar en cuenta lecciones fundamentales de la ciencia y tratar de interpretar en ellas algunos principios básicos, en especial, el beneficio de la integridad intelectual.

Lógica y metamatemática.

La metamatemática es la rama de la matemática encargada de preguntar qué es verdadero y qué no lo es, bajo ciertas reglas y suposiciones.

El primer reto en el Estado es reconocer el rol apropiado de la lógica: la política no debe tratar de definirla, sino de seguir sus contornos para asegurar el bien público. El modelo de legalidad costarricense proviene de la ley romana: la letra de la ley determina lo que es correcto y lo que no.

Este tipo de modelos, desde una perspectiva formal, tiene un problema fundamental: todo debe especificarse en detalle y, dado que el conjunto de acciones y cambios en la conducta humana es efectivamente infinito, siempre algo se escapará.

Costa Rica debe moverse hacia un modelo legal donde el espíritu de la ley, por medio de la interpretación basada en la lógica, sea el eje director.

Así, la identificación de contradicciones y, sobre todo, los procesos legales de decisión se convertirán en procesos más expeditos y menos antojadizos.

Desde la física.

El trabajo del físico Johannes Kepler para tratar de describir los movimientos planetarios (Mysterium Cosmographicum, 1600) se basaba en un modelo del mundo de las ideas: la órbita de cada planeta era circunscrita en un sólido platónico. Kepler veía en este modelo un diseño elegante del universo, uno que armonizaba con aspiraciones filosóficas.

No obstante, su posterior contacto y trabajo con Tycho Brahe entre 1600 y 1612 lo llevaron al convencimiento de un hecho innegable: su modelo platónico era hermoso pero las mejores observaciones astronómicas del momento indicaban que era falso. Sin dudarlo, empezó a trabajar en un nuevo modelo, y el resultado fueron las tres leyes de Kepler bien conocidas para todos desde secundaria, desechando todo su trabajo previo.

PUBLICIDAD

¿Qué nos enseña este caso? Que el Estado debe actuar basado en datos duros, y, si la realidad que estos muestran no concuerda con nuestras expectativas o preferencias personales, será necesario dejar de lado la subjetividad para construir un país mejor, aun cuando los datos sean un espejo que presente una imagen cruda.

Ingeniería de software . Gobierno y Estado podrían caracterizarse de una manera semejante a dos conceptos relacionados al software: arquitectura e implementación. Una arquitectura de software es una visión acerca de cómo se conjugan los diferentes componentes de un sistema que busca atender una necesidad general de sus usuarios; por lo general no contiene detalles de implementación y trata de ser estable en el tiempo, aún cuando existan revisiones menores.

Una implementación, por el contrario, es la materialización de la arquitectura con una tecnología particular. La implementación particular del Estado cada cuatro años es vacía si no se define y revisa un modelo arquitectónico de largo plazo.

Necesitamos con urgencia revisar el modelo de Estado para poder ajustar correctamente la visión de Gobierno.

  • Comparta este artículo
Opinión

Lecciones de la ciencia y la tecnología para el Estado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota