Opinión

Justicia es pagar el consumo

Actualizado el 04 de marzo de 2017 a las 12:00 am

“La política de uso justo” no es un modelo tarifario, por lo que no requiere ir a audiencia

Opinión

Justicia es pagar el consumo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Armando Mayorga confunde los términos “ilimitado” y “velocidad” ( La Nación, pág. 20 A, 23/2/2017) para justificar no pagar por lo justo. “La política de uso justo”, que se aplica a la “Internet móvil pospago”, sigue permitiendo la descarga ilimitada, pero a una velocidad menor cuando el cliente consume el paquete de datos que contrató y que debería estar alineado a sus necesidades.

Si don Armando consume su paquete de datos muy rápido y le aplican esta política, en realidad lo que se demuestra es que no adquirió un plan ajustado a sus necesidades. Tal vez necesita uno de mayor capacidad.

“La política de uso justo” es una herramienta utilizada por los operadores de telecomunicaciones en todo el mundo, cuando se utiliza el modelo de tarifa plana. Utilizando una analogía, sería como comprar un combo de comida rápida y pretender que durante todo el día o la semana se nos permita hacer el refill de refresco, aunque ya hubiéramos consumido el “paquete” de comida que compramos.

Esta disposición regulatoria, incluida en los contratos, está en vigor desde el 2014 y no es de acatamiento obligatorio; cada empresa puede aplicarla o no de acuerdo a su estrategia de mercado, y la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) no tiene injerencia. Claro, Kölbi y Movistar ponen sus límites de consumo y lo hacen lo más atractivo posible para ganar clientes.

No es tarifa. Esta política no es un modelo tarifario, por lo que no requiere ir a audiencia. Sin embargo, la Sutel, para informar a los usuarios, difundió ampliamente el tema en medios de comunicación durante el 2013, antes de entrar a regir, como lo reseñó el semanario El Financiero el 6 de octubre del 2013 en un artículo titulado “Telefónicas se preparan para penalizar descarga excesiva de datos” y La Nación, el 13 de junio de 2014, en una nota titulada “Estas son las aplicaciones celulares que incrementan el consumo de datos por Internet”, donde reseñan claramente la política de uso justo.

La decisión fue tomada y anunciada de manera transparente. Hasta La Nación, aunque don Armando no lo recuerde, cubrió e informó a los costarricenses del asunto.

El modelo de cobro por tarifa plana tiene sus cosas buenas para quienes tienen un alto consumo y siempre pagan lo mismo, y cosas malas para quienes consumen menos y tienen que pagar igual que los que más consumen (por no decir subsidiar a los otros).

Costo variable. Lo ideal sería que exista la tarifa plana, y después de consumir el paquete, si existe la necesidad, el usuario pueda seguir consumiendo y se le cobre el excedente, como ocurre con los paquetes de minutos de voz. Entonces, usted podría escoger la modalidad que quiere.

Es extraño que don Armando defienda el consumo por la libre de algo, cuando en el mundo actual siempre hay que pagar por lo que se consume. Algo que hasta el Grupo Nación entendió, cuando limitó a sus lectores de la web a solo 15 artículos gratis al mes. Quienes quieran leer más, deben pagar.

Aunque la medida parece desproporcionada cuando otros medios de comunicación tienen acceso “ilimitado” a sus noticias, nos tranquiliza saber que los señores de La Nación, en el fondo, entienden que “justicia es pagar por lo que se consume”.

El autor es presidente a.i. de la Sutel.

  • Comparta este artículo
Opinión

Justicia es pagar el consumo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota