Opinión

Juego de espías

Actualizado el 29 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Juego de espías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

MELBOURNE – Gracias a Edward Snowden, ahora sé que la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (la NSA) me está espiando. Utiliza a Google, Facebook, Verizon y otras empresas de Internet y de telecomunicaciones para reunir enormes cantidades de información digital, que sin duda incluye datos relativos a mis correos electrónicos, llamadas telefónicas y uso de tarjetas de crédito.

Como no soy ciudadano de Estados Unidos, esto es totalmente legal. Incluso, si yo fuera ciudadano estadounidense, es posible que de todos modos las operaciones de vigilancia hubieran recogido un montón de información sobre mí, aunque el blanco de la búsqueda fuera otro.

¿Debería esta invasión de mi privacidad escandalizarme? ¿Se habrá hecho realidad, con tres décadas de retraso, el mundo que imaginó George Orwell en 1984 ? ¿El Hermano Grande me vigila?

Yo no me siento escandalizado. Por lo que sé hasta ahora, no me preocupa en lo más mínimo. Es improbable que alguien esté leyendo mis correos electrónicos o escuchando mis llamadas por Skype. El volumen de información digital que reúne la NSA es tan grande que sería una tarea imposible.

Los que sí leen esos datos son programas informáticos que los analizan en busca de patrones de actividad sospechosa, con la esperanza de que los analistas de inteligencia puedan usar esa información para encontrar terroristas. El proceso no es tan diferente de los métodos de recolección y análisis de datos utilizados por muchas corporaciones para aumentar la eficacia de las campañas de publicidad dirigida o para ofrecernos los resultados de búsqueda que probablemente más nos interesen.

La cuestión no es qué información reúne un gobierno o una empresa, sino qué hace con ella. Yo me escandalizaría si hubiera pruebas de que (por ejemplo) el gobierno de Estados Unidos estuviera usando la información privada obtenida para chantajear a políticos extranjeros y obligarlos a servir a los intereses estadounidenses, o si esa información se filtrara a diarios, con la intención de desprestigiar a críticos de las políticas estadounidenses. Eso sería un verdadero escándalo.

Pero si nada de eso ha ocurrido, y si se han implementado medidas de protección eficaces para asegurar que no ocurra, entonces la pregunta es si esta enorme campaña de recolección de datos nos protege realmente del terrorismo y si vale lo que cuesta. La NSA asegura que la vigilancia de las comunicaciones impidió más de 50 ataques terroristas desde 2001. Yo no sé cómo evaluar esta afirmación, o si esos ataques se hubieran podido prevenir de otra manera.

PUBLICIDAD

La pregunta respecto del valor económico es todavía más difícil. En 2010, el Washington Post publicó un voluminoso informe titulado “Top Secret America”, producto de una investigación que duró dos años e involucró a más de una docena de periodistas. El Post concluyó que nadie sabe cuánto cuestan las operaciones de inteligencia de los Estados Unidos; ni siquiera se sabe cuánta gente trabaja para los organismos de inteligencia estadounidenses.

En aquel momento, el Post informó que había 854.000 personas acreditadas para acceder a información clasificada como de máxima confidencialidad. Ahora, esa cifra asciende a 1,4 millones. Con semejante cantidad de gente, uno empieza a preguntarse si se podrá evitar el abuso de datos personales con fines de chantaje u otros propósitos privados.

Independientemente de lo que uno piense sobre el programa de vigilancia de la NSA, está claro que la reacción del gobierno de Estados Unidos a la divulgación de información al respecto fue exagerada: le revocó a Snowden el pasaporte y se comunicó con diversos gobiernos para pedirles que si les solicitara asilo, se lo denegaran. Lo más extraordinario es que, al parecer, Estados Unidos estuvo detrás de la aparente negativa de Francia, España, Italia y Portugal a permitir que el avión del presidente boliviano Evo Morales ingresara en su espacio aéreo en vuelo desde Moscú, con el argumento de que podía ser que Snowden estuviera a bordo. Morales tuvo que aterrizar en Viena, y varios líderes latinoamericanos se enfurecieron por lo que consideraron un agravio a la dignidad de los países de la región.

Los partidarios de la democracia deberían pensar muy bien antes de perseguir como criminales a personas como Julian Assange, Bradley Manning y Snowden. Si se piensa que la democracia es algo bueno, entonces también hay que pensar que la opinión pública debe estar tan informada cuanto sea posible sobre las acciones de los gobiernos que elige. Snowden dijo que reveló la información porque “es necesario que la opinión pública decida si estos programas y políticas están bien o mal”.

En eso no se equivoca. ¿Cómo puede una democracia decidir acerca de la conveniencia de un programa de vigilancia gubernamental como el de la NSA si no tiene idea de que existe? De hecho, las revelaciones de Snowden también dejaron en claro que el director nacional de inteligencia, James Clapper, ocultó al Congreso de los Estados Unidos información sobre las prácticas de vigilancia de la NSA cuando prestó testimonio ante el Comité de Inteligencia del Senado, en una audiencia de marzo.

PUBLICIDAD

Cuando el Washington Post (que junto con The Guardian publicó la información brindada por Snowden) encuestó a estadounidenses sobre su posición en relación con el programa de recolección de datos de la NSA, alrededor del 58% estuvo a favor. Pero la misma encuesta reveló que solamente el 43% estaba de acuerdo con llevar a Snowden ante los tribunales por revelar el programa, mientras el 48% se manifestó en contra.

La encuesta también indicó que el 65% apoya celebrar audiencias públicas en el Congreso de los Estados Unidos para discutir el programa de vigilancia de la NSA. Si eso se concreta, las revelaciones de Snowden habrán logrado que todos estemos mucho mejor informados.

Peter Singer Profesor de bioética en la Universidad de Princeton y profesor laureado de la Universidad de Melbourne. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

Juego de espías

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota