Opinión

Israel desde adentro

Actualizado el 28 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Israel desde adentro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Estado de Israel ha sido históricamente un tema de conversación para personas de cualquier profesión y casi de cualquier clase social. Sin embargo, personalmente he comprobado que el país no es, en muchos sentidos, como lo describen en la prensa o como lo piensa la sociedad en general. A inicios del 2013, y por espacio de cuatro meses, pude comprobar que Israel tiene mucho más que ofrecer de lo que se dice, y con una realidad menos friccionada de lo que se piensa. Quiero compartirles mi punto de vista sobre este histórico país.

Para empezar, el territorio israelí, con menos kilómetros cuadrados que el costarricense, pero con casi el doble de la población, cuenta con una diversidad de paisajes que permite complacer a casi cualquier persona. Por ejemplo, cuenta con zonas desérticas, puertos, o playas, y hasta paisajes urbanos. Es muy difícil no estar satisfecho con todo lo que ofrece Israel, en ese sentido.

La sociedad, en general, presenta un comportamiento que de este lado del mundo se consideraría aceptable para con los extranjeros. Entre ellos, sin embargo, se dice que el comportamiento no es el mejor. En fin, existe gente de todo tipo, pero algo que sí tienen todos en común es que viven conscientes de dónde se hallan y a quiénes tienen de vecinos.

Sobre este último punto, quisiera aclarar que, si bien es cierto no están en la región más tranquila, no todo son bombardeos y eventos bélicos dentro de Israel, sino que existe una notable tranquilidad en el ambiente. De hecho, por reconocer su ubicación, se han preparado a lo largo de la historia, al cubrir el territorio con radares, detectores de misiles y refugios para la población en el caso de que algo ocurra. También, cuentan con un consistente registro en las fronteras habilitadas con Egipto, Jordania y Palestina. Las fronteras con los demás países tienen condiciones especiales; por ejemplo, la del Líbano, es exclusiva para uso militar y el paso de civiles está cerrado.

El sistema de gobierno de Israel es una democracia parlamentaria liderada por Benjamín Netanyahu, cuyas instituciones estatales tienen su sede central en la ciudad de Jerusalén. Como se sabe, la ciudad es parte de la disputa territorial entre israelíes y palestinos, quienes luchan por reconocerse como Estados soberanos, según las fronteras preestablecidas en 1968. Por esta situación y su historia, están constantemente en los titulares de periódicos y noticias, además son tema de conversación a nivel mundial.

PUBLICIDAD

Las relaciones internacionales de Israel tienen una característica muy particular. La mayoría de las representaciones diplomáticas de los países que tienen relaciones con el Estado israelí no se encuentran en la capital, sino en la ciudad de Tel Aviv y sus alrededores. Sobre esto, se debe mencionar el caso de Costa Rica, cuya Embajada fue una de las últimas en salir de Jerusalén, donde estuvo situada desde 1982. Esto sucedió en la Administración anterior y, actualmente, nuestra Embajada se encuentra en la ciudad de Ramat Gan, cerca de Tel Aviv.

Israel, pues, tiene mucho que ofrecer al mundo: enseñanzas, historia, cultura, seguridad, turismo y más. El Estado israelí es el típico caso en el cual no se puede juzgar el libro por su portada. Más bien, es un interesante tema de investigación para quien anhela una experiencia encantadora y atractiva en todo sentido, para quien quiera conocer una tierra de mil caras, un ejemplo de lucha diaria por vivir, por ser reconocido y por superar cualquier situación adversa. Un país que merece el respeto de todo el mundo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Israel desde adentro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota