Opinión

Inicio y término de nombramientos de embajadores

Actualizado el 29 de julio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Inicio y término de nombramientos de embajadores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En marzo pasado, en respuesta a una consulta de un periodista de La Nación , la Cancillería informó sobre el cese de 15 embajadores cuyos nombramientos vencían entre mayo y junio del 2014. En esa respuesta se indicó que a 14 de ellos se les extendió el nombramiento hasta el 8 de julio para asegurar un “servicio óptimo al usuario”.

Lo que ha procurado el nuevo Gobierno es lograr una transición sin sobresaltos, un proceso serio y responsable apegado a las normas más exigentes que aseguren representantes del Servicio Exterior con vocación de servicio, idoneidad y dedicados a la defensa de los mejores intereses del país.

Tanto el nombramiento como el cese de los embajadores son de entera potestad del Consejo de Gobierno, como se indica en el artículo 147, inciso 3, de la Constitución Política. Los diplomáticos están regidos por el Estatuto del Servicio Exterior de la República y su reglamento.

Los diplomáticos, de carrera o “en comisión” (nombramiento político), conocen y aceptan servir al país en el destino que se les necesite, así como la disposición de que, en cualquier momento, puedan ser trasladados a otro destino, de acuerdo con los intereses de la nación. También conocen tanto la fecha de su nombramiento, como la de su cese, aunque en algunos casos el nombramiento, por razones jurídicas, es abierto.

En este sentido, la Cancillería solicita a La Nación que aclare a sus lectores que, en el caso de una reciente noticia sobre dos señores embajadores, ellos no han sido “destituidos”. No se puede afirmar, sin desvirtuar los hechos, que se haya producido una “destitución”, cuando lo exacto y correcto es que se ha producido un cese de funciones (en un caso).

El ministerio de Relaciones Exteriores expresa su agradecimiento por el notable desempeño de dos de sus embajadores que integraron el equipo jurídico y de defensa de los intereses nacionales en la Corte Internacional de Justicia ante los ataques de Nicaragua. El país debe estar agradecido con los señores embajadores Edgar Ugalde Álvarez, también exvicecanciller, y con el embajador Jorge Urbina, ante el Reino de los Países Bajos, por los servicios brindados y su compromiso y dedicación en la defensa de los intereses nacionales.

Aclaración necesaria. En el caso del señor embajador Urbina, como se informó al diario desde marzo pasado, en realidad, lo que se produjo fue un cese del cargo, como parte de un proceso normal con cada cambio de Gobierno. El nombramiento del señor embajador Urbina “en comisión” fue hecho el 8 de mayo del 2010 y estableció el 8 de mayo del 2014 como la fecha de cese en sus funciones. (Administración Chinchilla). Antes había sido nombrado, el 1 de julio del 2006, en la misión ante las Naciones Unidas (Administración Arias). No obstante, en el Consejo de Gobierno del 18 de marzo del 2014, se le prorrogó el nombramiento hasta el 8 de julio del 2014.

En el caso del señor embajador Ugalde, se trata de un diplomático de carrera y mantiene esa condición. Recibí, el miércoles 23 de julio, al embajador Ugalde, quien manifestó su voluntad de acogerse a su jubilación, aunque también quedó abierta la posibilidad de reincorporarse al trabajo normal de la Cancillería.

El país conoció el anuncio de la sustitución del señor embajador Ugalde el 29 de abril del 2014, el mismo día en que se anunció mi nombre para el cargo de canciller de la República.

Como funcionario de carrera, se le comunicó a don Edgar su regreso a la Cancillería a partir de julio del 2014, como parte del normal y acostumbrado proceso de rotación del personal del Ministerio.

El embajador Ugalde mantiene la condición de “agente” ante la Corte Internacional de Justicia, y, en la medida en que el señor embajador lo desee, continuará con esa responsabilidad como integrante del equipo jurídico nacional.

Proceso de nombramientos. Como manda la Constitución, la Presidencia, en conjunto con la Cancillería, se encuentra en proceso de escogencia de los embajadores que sustituirán a aquellos cuyo plazo de nombramiento expiró el pasado 8 de julio, y varios otros que aún están nombrados, y que se ha valorado como positivo hacer un cambio.

Muchos ya están designados, en proceso de completar su expediente administrativo o en espera de que les sea concedido el beneplácito por el país de destino.

El Ministerio de Relaciones Exteriores comprende el interés por conocer los nombres de los nuevos representantes del país en el exterior, pero recuerda que las normas diplomáticas y la cortesía entre los Estados obliga a no publicar los nombres, si no se cuenta con el correspondiente beneplácito. Y, desde luego, en el momento en que se cuente con ese requisito, inmediatamente las designaciones se harán de dominio público.

  • Comparta este artículo
Opinión

Inicio y término de nombramientos de embajadores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota