Opinión

Informaciones tergiversadas

Actualizado el 06 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

No existe riesgo comprobado en el consumo de productos pesqueros en Costa Rica

Opinión

Informaciones tergiversadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Incopesca-Senasa y el sector pesquero costarricense aclaran a la opinión pública que no existe riesgo comprobado en el consumo de productos pesqueros en Costa Rica. Informaciones sobre estudios son engañosas y tergiversadas, con el ánimo de perjudicar al sector pesquero costarricense.

El supuesto estudio que se ha utilizado por medios de prensa y televisión, fue realizado por una estudiante de una Universidad de los Estados Unidos, que participaba en la UNA, desarrollando un trabajo dirigido a determinar la contaminación de mercurio en la atmósfera, cuerpos de agua dulce y sedimentos de lagunas, pero no en productos pesqueros, por lo que un análisis de 8 peces de agua dulce no tiene absolutamente ninguna validez para pretender alarmar a la población costarricense sobre el mercurio y el consumo de productos pesqueros.

El Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) , a través del Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios (Lanaseve), laboratorio oficial del país, mantiene desde los años 90 el Programa Nacional de Residuos en Alimentos de Origen Animal, y en relación con el mercurio y los productos pesqueros, los datos de los últimos 5 años establecen categóricamente que el pescado que se vende y consume en el mercado nacional cumple con las normas nacionales e internacionales en cuanto a calidad sanitaria e inocuidad y no existe ningún problema con respecto al límite del mercurio en dichos productos.

Los datos del estudio proporcionados a los medios noticiosos nacionales no son concluyentes, valederos ni consistentes con los datos oficiales del país y se han malinterpretado, por los medios, sin ningún conocimiento, en un afán amarillista y de alarma, con graves perjuicios económicos sobre uno de los sectores económicamente más vulnerable, como es el sector pesquero costarricense, que ha visto disminuida la venta y compra de productos pesqueros hasta en un 50%, con informaciones falsas, tendenciosas y malintencionadas, lo que adicionalmente perjudica, por el contrario, a la población.

El consumo anual del costarricense de todo tipo de productos pesqueros mantiene un promedio de 3 kilogramos por año, consumo que en relación con los niveles de mercurio no tiene ningún peligro para la salud humana, más aún con el análisis permanente, técnico y científico que realiza el Senasa en el análisis de residuos sobre los productos pesqueros y de origen animal.

PUBLICIDAD

Adicionalmente, los costarricenses deben analizar objetivamente que un ente competente en relación con la salud de la población, como es el Ministerio de Salud, contrario a esta clase de estudios que desinforman a la población y la engañan, no ha generado ninguna alerta en relación con el consumo de pescado por parte de los costarricenses.

Como se ha establecido por expertos internacionales, el beneficio potencial del consumo de pescado sobrepasa significativamente el riesgo potencial de no consumirlo como ha sido planteado en estudios verdaderos de la Universidad de Harvard, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) y la Autoridad Europea de Inocuidad Alimentaria (EFSA).

El pescado constituye un alimento de un gran valor nutricional y alimenticio, con beneficios claros para la salud, derivados de un adecuado consumo, pues su consumo previene la obesidad; además, beneficia el desarrollo neurológico y es una importante fuente de omega 3, es rico en fósforo, proteínas y vitaminas; también, ayuda la circulación y fortalece el corazón, por lo cual, a nivel de nuestra población, se debe incrementar el consumo responsable de los productos pesqueros.

Luis Dobles R. Presidente ejecutivo Incopesca

German Rojas H. Director SENASA

Rocío Rodríguez Comisión Nacional del Sector Pesquero

  • Comparta este artículo
Opinión

Informaciones tergiversadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota