Opinión

Información errónea

Actualizado el 18 de junio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Información errónea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El pasado domingo 15 se publicó un artículo titulado: “Papás denunciados por agresión intensifican lucha por ver a sus hijos”, del periodista Alberto Barrantes, y se insertó una fotografía muy grande de los participantes en nuestra marcha, cuyas camisetas llevan el logo de Fundiapho, y al pie de de la imagen se indica que corresponde a la Marcha por la Equidad que organizó mi representada el sábado 7 de junio.

Líneas abajo, el autor indica que, “mediante marchas y tocando puertas en la Asamblea Legislativa, estos papás piden que haya una ley que permita que, tras la separación de la familia, el menor disfrute de sus dos progenitores”. Eso fue un error, pues los objetivos de dicha marcha eran otros, y el principal de ellos: llamar la atención del presidente de la República antes de enviarle una misiva exponiéndole la problemática que sufre el varón en Costa Rica. No pedimos más leyes. Necesitamos una correcta aplicación de la normativa vigente y la modificación de algunas leyes que resultan anacrónicas, discriminatorias y son las causantes de que muchos hombres estén injustamente en prisión por deuda alimentaria.

El periodista, sin duda alguna, consignó equivocadamente los objetivos de la marcha y, bajo ese lamentable yerro, consultó a “los especialistas”, que son, precisamente, las autoridades a las que se les reclamaba su actuación en dicha marcha. Reclamamos a los jueces los fallos sustentados en inequidades y la pésima aplicación de la Ley contra la Violencia Doméstica, por medio de la cual otorgan medidas de protección gravísimas como repartir postalitas, sin atender el principio de proporcionalidad. Hoy en día, se saca del domicilio a un hombre solo porque la mujer lo acusa de que le tiró a la basura unas cajas vacías de Numar, sin consultarle a ella. Se ha convertido en una verdadera alcahuetería. Muchas mujeres sacan del hogar a su esposo y, de inmediato, ingresa el amante y, para agravar más la situación, solicita restricción de acercamiento y, entonces, el padre no puede relacionarse con sus hijos. La mala aplicación de dicha normativa es sumamente peligrosa.

La defensora de los Habitantes, hasta hace muy poco, ha venido conociendo la problemática del hombre, y se ha instruido, gracias a la valentía de varios que se encadenaron en las afueras de la institución, para que la defensora conociera la injusticia de la que están siendo víctimas.

Desafortunadamente el periodista jamás consultó a los organizadores del evento los motivos que lo impulsaban. Se publicaron cuatro criterios de “especialistas” que arremetieron en contra del errado objetivo de la manifestación, y tan solo publicaron un débil comentario parcial de un señor Frank Schielzeth.

Hace alusión a la marcha que organizó Fundiapho y consignó mal los objetivos y fines del evento, causándonos un grave perjuicio y tirando por la borda toda la logística y la inversión que, con gran esfuerzo, destinamos para visibilizar una seria problemática que están sufriendo miles de hombres en Costa Rica y que, para muchas personas y autoridades gubernamentales, es absolutamente desconocida, pues no hay una sola institución estatal que atienda de forma directa los asuntos del varón. No hay estadísticas de hombres agredidos, no hay estadísticas de nada referente al varón, y Fundiapho ha venido fungiendo como la institución que tutela y protege los derechos del género masculino.

Eugenia Quesada Montero, presidenta de la Fundación Instituto de Apoyo al Hombre (Fundiapho).

  • Comparta este artículo
Opinión

Información errónea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota