Opinión

Inexactitudes de‘La Nación’ y de informe legislativo

Actualizado el 15 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Inexactitudes de‘La Nación’ y de informe legislativo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Como ser humano, como profesional y como funcionaria de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), y por respeto a los costarricenses, me veo en la obligación de aclarar una serie de inexactitudes que afectan considerablemente mi reputación.

La Nación publicó, el pasado 4 de noviembre, que el informe de la Asamblea Legislativa pide mi destitución, cuando, en realidad, lo que pide es que me hagan un llamado de atención.

Consigna La Nación que en el informe me achacan los atrasos en la implementación del Expediente Digital Único en Salud (EDUS), cuando, en honor a la verdad, esta responsabilidad la asumí por acuerdo de Junta Directiva en el 2012, y, en este momento, puedo señalar los grandes avances que ha tenido dicho proyecto.

El EDUS que actualmente está implementando la CCSS no es un plan piloto, como temerariamente se afirma, sino un sistema en producción que comprende la automatización de los procesos del primer nivel de atención, y que, en la actualidad, se halla en 150 sedes de Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis).

La Nación reproduce lo consignado en el informe de la Asamblea Legislativa, el cual me responsabiliza del mal estado de la infraestructura hospitalaria. Al respecto, permítaseme alardear de que, desde que asumí la Gerencia de Operaciones en agosto del 2004 (hoy, Gerencia de Infraestructura), me he dedicado a fortalecer la infraestructura hospitalaria y he rescatado un sinnúmero de obras, de acuerdo con las posibilidades financieras institucionales, tales como el ala sur del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología, hospital de Heredia, hospital de Osa, clínica de Alajuelita, CAIS de Cañas, CAIS de Puriscal y CAIS de Desamparados. Durante mi gestión he tratado de ver de qué manera se rescatan obras traspasadas a la CCSS en la década de los 70, que estaban totalmente deterioradas.

No entiendo por qué, a pesar de todas las explicaciones que ofrecí en su momento a los señores diputados, el documento de la Asamblea Legislativa está lleno de inexactitudes que, como profesional, ser humano y funcionaria de la CCSS, no puedo aceptar.

No tengo nada que ver con recursos humanos, control de inventarios, ni compras institucionales, pues esas funciones están asignadas a otras gerencias.

PUBLICIDAD

Se dice que, a pesar de que existe un préstamo con el Banco Centroamericana de Integración Económica (BCIE), que aporta recursos para la construcción del CAIS de Siquirres, este no se ha materia-lizado. Nada más alejado de la verdad, este CAIS lleva un avance del 70% y lo inauguraremos el año entrante. Los invito a que vayan a verlo.

Otra inexactitud más: se me acusa de no ejecutar la garantía de cumplimiento del hospital de Alajuela. Debo decir que, en ese entonces, yo no era gerente, ni participé del proyecto y, por lo tanto, nunca recibí ese centro médico. Me tocó, más bien, atender la crisis que esa situación generó.

Me acusan de que no he logrado desarrollar la infraestructura necesaria para atender a los pacientes con cáncer. Me permito invitar a los señores diputados y al público en general para que visiten el Centro de Radioterapia y Quimioterapia que se levantó en el Hospital México. Realmente, me siento muy orgullosa de ver esta obra.

Tampoco tuve responsabilidad con los problemas de la torre de Emergencias del Hospital Calderón Guardia, pues me encontraba en ese entonces con una licencia por maternidad.

Dicen que expertos de la OPS recomendaron, por norma internacional, no instalar en el Hospital México más de dos aceleradores lineales, por el riesgo a la salud de las personas y el alto riesgo radiológico. Todo lo contrario: contamos con un oficio de este organismo internacional en el que nos señala que dicha entidad nunca ha hecho una recomendación de ese tipo.

La exactitud y la precisión en cualquier acción que se ejecute en esta vida debe convertirse en una máxima, en el faro que debe guiar a todos los profesionales que laboramos en este país.

  • Comparta este artículo
Opinión

Inexactitudes de‘La Nación’ y de informe legislativo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota