Opinión

In vitro: sí o no

Actualizado el 27 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Medicina yDerecho seenfrentan en un ring jurídico

Opinión

In vitro: sí o no

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tremendo debate en la Corte Internacional de Derechos Humanos. Casi nada: tratar de establecer mediante testimonios de peritos, cuándo se inicia la vida humana, con un solo fin, la manipulación de embriones en la fecundación in vitro. Buscar con la lámpara de Diógenes el sabio, el burlón y el cínico más atrayente verdades médicas, verdades científicas, verdades éticas. Arte, ciencia y derecho entremezclados y confundidos.

Pero solo hay dos maneras de descubrir la luz: o ser la lámpara que la emite o el espejo que la refleja. Y no somos ni lo uno ni lo otro. Atascadero de marca mayor. ¿Creen ustedes que se pondrán de acuerdo en este dilema? Por supuesto que no. Cada quien la define según sus propios intereses. Recuerden: “Nada es verdad, nada es mentira; todo depende del cristal con que se mira”.

Les propongo un ejercicio intelectual para sacudir nuestra materia gris. Entrémosle a esta respuesta laberíntica borgeana. Primero el homúnculo aristotélicoeen ustedes que se pondrán de acuerdo en este dilema. Por supuesto que no. Cada quien la define bajo sus propios intereses. Recuerden "Nada es verdad, nada es mentira todo depende del cristal con que se mira" .(Shakespeare). Les propongo un ejercicio intelectual para sacudir nuestro cerebro. Entrémole a esta respuesta laberíntica borgiana. Qué piensan mis amigos cibernéticos.een ustedes que se pondrán de acuerdo en este dilema. Por supuesto que no. Cada quien la define bajo sus propios intereses. Recuerden "Nada es verdad, nada es mentira todo depende del cristal con que se mira" .(Shakespeare). Les propongo un ejercicio intelectual para sacudir nuestro cerebro. Entrémole a esta respuesta laberíntica borgiana. Qué piensan mis amigos cibernéticos.een ustedes que se pondrán de acuerdo en este dilema. Por supuesto que no. Cada quien la define bajo sus propios intereses. Recuerden "Nada es verdad, nada es mentira todo depende del cristal con que se mira" .(Shakespeare). Les propongo un ejercicio intelectual para sacudir nuestro cerebro. Entrémole a esta respuesta laberíntica borgiana. Qué piensan mis amigos cibernéticos., hombrecillo que en el interior de un espermatozoide producía el embarazo al encontrarse con un óvulo femenino. La semilla masculina, creía el filósofo, ya contenía la forma humana.

PUBLICIDAD

En el siglo XIV, el médico español Arnoldo de Villanova intentó crear un bebé colocando semen en un recipiente en forma de útero. En 1785 el cirujano John Hunter inseminó a una paciente con el eyaculado de su esposo recogiendo el esperma con una pluma de escribir, introduciéndolo luego en la vagina, con resultados exitosos. Hoy afirmamos que el gran misterio de la vida tiene que ver con el ADN. Qué gran dicha, hemos prescindido del homúnculo machista de gran pensador. Y qué terremoto, el inicio de la vida lo estamos resolviendo en un tribunal. Difícil ser objetivo en una corte donde se discuten temas biológicos y morales. Medicina y Derecho enfrentados en un ring jurídico.

La Medicina como arte y como ciencia resuelve sus enigmas y transgresiones mediante el método científico, en un proceso intelectual que trata de llegar al descubrimiento de la verdad. La ley descubre la verdad mediante una tradición diferente: el método de los adversarios. Triste enfrentamiento, final sin final, de nunca acabar.

Conclusión: la corte no es el sitio que pueda llegar a solucionar este acertijo. Luego, ¿cuándo se inicia el ciclo vital humano? En la unión del espermatozoide con el óvulo; omnipotente, celestial y glorioso encuentro. La evidencia biológica así lo establece. En la alianza de dos células germinales se inicia el proceso de un nuevo individuo: el cigoto. Estructura genética irrepetible. Así me lo enseñaron, así lo aprendí y así está grabado en mi disco duro cerebral. No necesito rebuscar en una biblioteca alejandrina nuevas definiciones.

En el momento de la concepción solo seis palabras, poquitas pero lapidarias: “ser vivo de la especie humana”. Qué gran incertidumbre tiene la Medicina y en ocasiones qué gran pena; lo que hoy se dice sí, mañana se dice no. Y la gran sorpresa, abogados metidos en este lío. Pero qué nueva habilidad dialéctica, con otros términos como masa amorfa no implantada, amasijo celular y preembrión nos cambian el calendario del inicio de la vida. Nuevos límites y lo inesperado, nueva fecha para ese gran inicio divino: “en el momento de la implantación y no antes”. Pero los libros de texto hablan de embriología no de preembriología.

PUBLICIDAD

Qué gran capacidad del Homo sapiens , del hombre convertido en sabio, en cambiar los términos y establecer la duda científica. No menos que el saber me place dudar, decía Dante. Sin duda no hay progreso, termina diciendo Darwin. Y la polémica seguirá. Bancos de embriones, óvulos y espermatozoides, vientres de alquiler, sobreestimulación ovárica, embarazos múltiples, desecho de embriones.

Y no hemos terminado, nos queda otro gran misterio por resolver en esta encrucijada biologista: el de nuestra propia conciencia.

  • Comparta este artículo
Opinión

In vitro: sí o no

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota