Importancia estratégica de la formación docente

Últimas noticias

Desde mediados del siglo pasado, Jean Piaget, en su libro Psicología y pedagogía , había dicho que las propuestas e ideas “… jamás llegarán a las aulas si los maestros no las incorporan hasta traducirlas en realizaciones ”. Es por eso que sistemas educativos reconocidos por su buen desempeño, como el de Finlandia, entre otros, llevan a las aulas solamente a los mejores docentes. Saben que la formación y el desempeño docente son estratégicos para incidir en la calidad de la educación.

El Cuarto Informe Estado de la Educación incluye dos hallazgos que nos alertan de que aún no hemos tomado aquí conciencia de esa importancia estratégica. El informe apunta que los avances de los últimos años en temas de financiamiento, cobertura y nuevos programas de estudio no han tenido impacto en la calidad del sistema, y que, además, no hemos conseguido atraer al personal más capacitado a la carrera docente.

Si bien es cierto que en el país tenemos cientos de carreras, capacitaciones, programas, jornadas, talleres e investigaciones docentes, estos, sin embargo, no son pertinentes ni tienen impacto en la calidad. En este tema, padecemos de un activismo muy peligroso. Parece que no nos hemos percatado de que el mundo cambió, la ciencia evolucionó, las tecnologías están a la mano y las nuevas generaciones son distintas y aprenden de una manera que desconocemos. Por eso, la señal de alerta que nos da este informe debe asumirse con humildad, seriedad y decisión.

Ya que el informe emana directamente del Consejo Nacional de Rectores (Conare), las universidades estatales son las que deben señalar el camino (para sí mismas y para todas las demás universidades que forman docentes) para romper la inercia y el círculo vicioso que nos atrapa. Eso significa asumir riesgos y enfrentar resistencias, pues se requieren innovaciones radicales en las carreras de formación docente, aun en aquellas cuya calidad mínima ya ha sido acreditada. El compromiso de las universidades del Conare con el sistema educativo público del país debe ser interinstitucional, interdisciplinario, intersectorial y colaborativo. Se trata de un tema complejo y estratégico para el progreso nacional, por lo que la interdisciplinariedad y la intersectorialidad son obligadas. Lo contrario es seguir haciendo más de lo mismo, que, como ya sabemos, no tiene impacto.

La otra cara de esta misma moneda es la contratación de docentes. Debido, posiblemente, a la falta de recursos, el Servicio Civil Docente contrata para el Ministerio de Educación Pública a los docentes con más cantidad de puntos (títulos). Esto es, a todas luces, muy inconveniente. La contratación de docentes debe hacerse por idoneidad para favorecer que lleguen los mejores a las aulas. Sin embargo, este tipo de contratación es muy onerosa, por lo que el Servicio Civil Docente debe ser fortalecido desde toda perspectiva imaginable. El Ministerio de la Presidencia y el de Educación tal vez puedan llegar a un acuerdo para destinar una parte del 8% del PIB, que le corresponde a Educación, a ejemplificar cómo es posible contratar por idoneidad en el sistema público nacional.

Si logramos comprometernos con mejorar profundamente la formación y contratación docente, tendremos más oportunidad para que las mejoras en otros aspectos del sistema tengan realmente un impacto en la educación de Costa Rica.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Importancia estratégica de la formación docente