Opinión

Guachimanes

Actualizado el 15 de julio de 2013 a las 12:01 am

Opinión

Guachimanes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En nuestras calles, los guachimanes –que se apropian ilegalmente de calzadas y aceras– deciden dónde es factible parquearse, aunque la ley lo prohíba. Los choferes –temerosos de encontrar el carro “tachado”– obedecen, pagan y hasta irrespetan la ley, pues el oficial de tránsito “no ve” el carro parqueado en curva ni en raya amarilla, ni en el derecho de vía del tren… Al final, hacen usufructo de espacios públicos sin concesiones, patentes, permisos, seguros, legalidad… El negocio es redondo. El periodista Alejandro Vargas Johansonn contó –en su Facebook– la historia de Franco, un guachimán que lee La Nación para enterarse de la hora de los funerales, y que gana más de un millón de colones al mes.

En San José, con las boletas electrónicas, han aparecido revendedores: los “boleteros”. Los choferes, con miedo de dejar su carro en la calle, terminan pagando el sobreprecio, en vez de comprar directamente en las máquinas. Las instituciones, de nuevo, cierran los ojos cómodamente.

Con los espectáculos públicos ha ocurrido lo mismo. Excelente actuación tuvo la Policía Municipal para ejercer control en beneficio de los habitantes, cansados de la extorsión por parte de los revendedores de entradas. Ojalá amplíen el ámbito de control a los revendedores de boletas de parqueo y al cobro de los guachimanes.

  • Comparta este artículo
Opinión

Guachimanes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota