Opinión

Gente

Actualizado el 07 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Gente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A diario me pregunto, desangelado por las pesadillas también diarias que sufre la humanidad, cómo es posible que el mundo subsista y continúe a los tumbos… pero siga.

Un experto en el tema dijo un día que esto tiene su explicación, que hay diez hombres situados en puntos claves del universo que intervienen a penúltima hora; y otros, muchos, conjeturan fantásticas respuestas… o se vuelven mudos y los anega el espanto.

Ciertos versos de un poeta, Juan Gelman, parecen, no obstante, ofrecer una pista válida: Viendo a la gente andar, ponerse el traje, elsombrero, la piel y la sonrisa, y viendo cómola gente llora en los rincones más oscuros delalma y, sin embargo, sabe reír y sabe andarderecho, y viéndola tenerhijosyesperarysiempre creer que van a mejorar las cosas y que acabaremos de una buena vez por serdichosos , nos dice Gelman, uno se da cuenta de que estamos dentro de la palabra gente , acarreando entre la noche y la luz elfuturosobreellomo , realizando una labor única, excepcional, haciendo que gire la rueda de la vida; y, cuando digo “gente”, no pienso en superhombres ni supermujeres, sino en personas comunes, todos, cualquiera, usted y yo. Quémisterio –dice Gelman– vivirtancastigadoycantaryreír , quéasuntoraro . Sí, misterio, asunto raro: así es como le damos cuerda al planeta.

  • Comparta este artículo
Opinión

Gente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota