Opinión

Generación del 38: ¡reinventemos el futuro!

Actualizado el 22 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Líderes de la generación del 38 trabajan para que todos salgan de la pobreza

Opinión

Generación del 38: ¡reinventemos el futuro!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un discurso de pasado –un llamado a volver a las raíces de la última gran transformación nacional de los años 40 (estamos hablando de la década de 1940)– es el que domina el menú de propuestas de la agenda política y mediática nacional. El pasado, sin duda, es importante, pero, en realidad, no es muy útil aferrarnos a él si lo que queremos los costarricenses es reinventar el futuro. Lo que necesitamos es una visión clara de futuro, algo que construya sobre lo bueno del pasado, pero que, al mismo tiempo, nos permita desechar todo lo malo que, también, hemos heredado.

La generación del 48, los nacidos en 1948, alcanzarán en este año, 2013, la edad a la que, normalmente, se retirarían de un puesto de alta dirección de una empresa de Fortune 500: los 65 años. Sin embargo, son ellos quienes continúan ocupando las posiciones de poder y definiendo, en buena medida, qué es lo que –de acuerdo con su visión– más conviene a los costarricenses, cómo debe hacerse, cuándo debe hacerse y con quién debe hacerse.

¿Cuál ha sido el balance de la gestión de la generación del 48? Sin duda, muy positivo. Costa Rica, cuyos ciudadanos son los más felices del mundo, cuentan con unas sólidas bases y capacidades –muy difíciles de adquirir o replicar, en el corto plazo– en al menos cinco áreas estratégicas: i) paz y democracia, ii) salud, iii) educación, iv) conservación y v) ciencia, tecnología e innovación.

Entonces, si contamos con capacidades tan importantes, ¿por qué reinventar el futuro? Muy sencillo: la generación del 48 no fue capaz de diseñar los mecanismos e incentivos para contribuir a alinear los esfuerzos de 4,5 millones de costarricenses para que el 100% de nuestros compatriotas logren escapar de la pobreza y aspiren a mayores niveles de prosperidad, se genere oportunidades de estudio y trabajo de calidad para todos (apostando por la excelencia), se desarrolle una fuerte cultura emprendedora –que abrace la innovación, la ciencia y la tecnología–, se cultive la cultura, en general, y la formación en principios y valores, o se explote, en el mejor sentido de la palabra, esas cinco capacidades que nos convierten en un país privilegiado.

PUBLICIDAD

Yo soy parte de la generación del 38 (estamos hablando del 2038), la generación que hoy ronda los 40 años de edad y que alcanzará su edad de retiro, los 65 años, dentro de 25 años, en el 2038. Es nuestra generación –y no la generación del 48– la que verá a sus hijos y nietos crecer, estudiar y trabajar en la Costa Rica del 2038. Es por eso que, hoy, como generación, debemos dar un paso al frente, para dejar de ser expectadores, asumir el reto y reclamar la responsabilidad de reinventar nuestro futuro.

Algo que distingue a la generación del 38 de la del 48, es que la gran mayoría de nosotros no aspira a ocupar un puesto político para, desde esa posición de poder, diseñar y asignar recursos del presupuesto del Estado (que salen de los bolsillos de todos los costarricenses) a megaproyectos que, muchas veces, no logran sus objetivos, tienen una serie de consecuencias negativas no intencionadas o resultan, lamentablemente, salpicados por escándalos de corrupción.

La generación del 38 apuesta por abrir espacios de colaboración privados, público-privados, tanto comunales, regionales, provinciales, nacionales o internacionales para trabajar en el diseño e implementación de las soluciones.

En otras palabras, no se piensa en “un gran plan”, sino en, literalmente, miles o millones, de “pequeños planes” que se benefician de la inteligencia colectiva, el trabajo y el financiamiento de individuos que colaboran para alcanzar objetivos comunes, que surgen de las necesidades reales –conocidas por quienes conocen de cerca sus problemas– y aprovechan el conocimiento disperso en una sociedad abierta, globalizada e interconectada.

Iniciativas.

No estamos hablando de ciencia ficción, ya la revolución está en marcha. Sin planearlo o coordinarlo, han emergido, en nuestro país, iniciativas donde participan los líderes de la generación del 38, que trabajan incansablemente y con gran entusiasmo para que, dentro de 25 años, todos los ticos hayan logrado escapar de la pobreza y abracen la prosperidad. La lista de causas, iniciativas, proyectos y organizaciones –tanto formales o informales– es enorme (estoy seguro de que ustedes conocen o participan en muchas otras), pero, por razones de espacio, solamente voy a mencionar, a manera de ejemplo, tres que han sido particularmente exitosas:

PUBLICIDAD

1) Costa Rica Azul

2) TEDxJovenPuraVida

3) El Instituto de Desarrollo Empresarial y Acción Social .

Invito a todos los de la generación del 48 a que conozcan, apoyen, colaboren y le abran los espacios necesarios a los líderes de la generación del 38 para que ellos puedan, a su vez, trabajar para heredar una mejor Costa Rica a la generación del 03... estamos hablando del 2103. Estamos demostrando que sí es posible. ¡Reinventemos el futuro!

Luis E. Loría es presidente del Instituto de Desarrollo Empresarial y Acción Social (IDEAS).

  • Comparta este artículo
Opinión

Generación del 38: ¡reinventemos el futuro!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota