Opinión

Gas natural, monopolioy empleo en Costa Rica

Actualizado el 01 de agosto de 2013 a las 12:01 am

El PACpretende otorgar un nuevo privilegioa Recope

Opinión

Gas natural, monopolioy empleo en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos días han trascendido declaraciones del titular de la cartera de Energía y Minas, dando a entender que el gas natural (gaseoso o líquido) se encuentra fuera del monopolio del Estado sobre el petróleo y sus derivados.

Lo anterior se justifica ya que, bajo cualquier óptica, el gas natural ni es petróleo, ni es derivado del mismo. Esto parece ser algo muy sencillo, pero, en realidad, al Estado le ha costado mucho llegar a tan lógica y clara conclusión.

El monopolio del Estado sobre el petróleo y sus derivados, el cual administra Recope, tiene efectos que sentimos todos los costarricenses. Para nadie es un secreto que los combustibles en Costa Rica son caros y afectan pesadamente toda la cadena productiva nacional. El búnker es el combustible que usa la industria nacional y también el ICE para generar la electricidad faltante, para cubrir la demanda que no es suplida por hidroeléctricas, geotérmicas, eólicas, etc.; y resulta que tiene, en promedio, un 15% más de precio que en Guatemala y en Panamá, dos países cercanos que también utilizan búnker para exactamente los mismos propósitos, siendo la única diferencia, que explica el importante diferencial, la existencia del monopolio ya citado, además de la fuerte carga impositiva que el Gobierno aplica a los derivados del petróleo.

Incremento en tarifas eléctricas. Como mencioné, el ICE debe recurrir a utilizar o quemar búnker en sus plantas generadoras térmicas para cubrir picos de demanda y cualquier otro faltante que se pueda presentar. Por tanto, el precio de los combustibles, el monopolio del Estado y los impuestos que pesan sobre los mismos no solo afectan al transporte y a la industria. Como resultado directo, de diciembre del 2012 a la fecha, las tarifas eléctricas se han incrementado en más del un 24% para la industria nacional.

Todo lo anterior no tiene solo un efecto sobre los bolsillos de los costarricenses, sino que puede ser el detonante de problemas más serios. Recordemos que, desde mediados de los años ochenta, Costa Rica se introdujo con éxito en la corriente de la globalización. Pero, hoy en día, el búnker que utilizan la industria y el ICE es un 274% más caro que en México, 347% más caro que en Colombia y un 308% más caro que en Perú; todo en relación al gas natural que, para los mismos propósitos, utilizan esos países, todos ellos con tratados de libre comercio con el nuestro. Por tanto, podemos concluir que Costa Rica ha perdido competitividad con todos nuestros socios comerciales.

PUBLICIDAD

Pérdida de competitividad. La pérdida de competitividad limita la capacidad de una economía para generar empleo. De hecho, a mi humilde entender, considero que ya hay muy clara evidencia de que estamos ante una situación critica en este tema. Consideremos que, ya en el último trimestre del 2012, teníamos una tasa de desempleo del 9,8% (INEC, Encuesta Continua de Empleo). Pero basta con leer los periódicos para darnos cuenta de que, por unos cuantos puestos de trabajo, llega una cantidad de personas a solicitarlos, a veces hasta cinco veces en exceso al número de plazas ofrecidas.

Como dije, en Costa Rica ya existe y es palpable un problema severo y preocupante de desempleo.

Importar gas natural no es fácil, ni algo que se puede hacer de forma inmediata. Pero es una alternativa que no se debe perder, para así poder controlar los altos costos energéticos que ahogan la competitividad nacional. Es más: en este momento, la única alternativa inmediata para, de alguna manera, contrarrestar la tendencia que nos lleva al desempleo masivo es la de revisar a la baja los impuestos que pesan sobre el búnker.

Pero ampliar el monopolio del Estado, para incluir dentro del mismo al gas natural, tal y como ahora pretende la bancada legislativa del PAC, es una forma de mantener, a medio plazo, fuertes diferenciales comparativos entre los precios de este energético y los de otros países, negándole competitividad a Costa Rica, y de ignorar o restar importancia a la necesidad de empleo que tiene el pueblo costarricense.

Cuando muchos costarricenses, más bien, dudamos de la conveniencia del monopolio de Recope, por las razones antes descritas, además de muchas otras ya ventiladas por la prensa nacional, contra toda lógica el PAC pretende otorgarle un nuevo privilegio a esta empresa estatal.

  • Comparta este artículo
Opinión

Gas natural, monopolioy empleo en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota