Opinión

La GAM bien vale un tren

Actualizado el 31 de enero de 2013 a las 12:00 am

La red ferroviaria tiene un gran potencial para el transporte interurbano de personas

Opinión

La GAM bien vale un tren

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El Incofer preparó hace poco más de 5 años una iniciativa denominada Propuesta para la implementación de un sistema de transporte ferroviario interurbano en la Gran Área Metropolitana , la cual busca darle una verdadera alternativa al transporte público y cooperar con el mejoramiento de la movilidad de las personas en la zona de la Gran Área Metropolitana (GAM).

La propuesta consiste en convertir los derechos de la vía férrea actuales en un carril de transporte masivo con amplios tramos de doble vía, a base de energía eléctrica y con altas capacidades de movilización, logrando el traslado entre distintos puntos de una forma segura, eficiente y limpia. Además, que reduzca la problemática de movilidad en la GAM, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas.

En la zona central (Alajuela, Heredia, Cartago y San José), se concentra en menos de 15% de la extensión del país el 54% de la población total de Costa Rica. La red del ferrocarril, concebida en el pasado por nuestros abuelos para el transporte de carga, adquiere hoy un potencial incalculable para la generación de un nuevo sistema de transporte de personas de carácter interurbano.

El entramado de la red hace que con una modernización de las vías y del equipamiento se acorten los tiempos de desplazamiento, permitiendo mejorar la movilidad entre diferentes puntos en la zona.

La propuesta pretende comunicar por el modo ferroviario a los habitantes de la GAM desde Cartago hasta Ciruelas de Alajuela, utilizando para esto dos corredores, a los que se denomina “la raqueta”.

Se establece una línea que comunica a Cartago con San José y dos corredores: uno al norte, pasando por Tibás, Santo Domingo, Heredia, San Joaquín, Alajuela (aeropuerto) y El Coyol; y otro al sur, pasando por La Sabana, Pavas, Belén, San Rafael y La Guácima de Alajuela.

Se propone la utilización de trenes ligeros que circulan tanto por la ciudad como por vías ferroviarias existentes, prolongando así sus servicios hacia la periferia, sin necesidad de crear nuevas infraestructuras específicas. Su implantación no hace necesario modificar el ancho de vía existente, lo que garantiza la integridad de la red nacional.

PUBLICIDAD

A estos trenes ligeros se les conoce como Tren-Tram y combinan lo mejor del ferrocarril (puede tener velocidades puntas de hasta 90-100 km/h) y del tranvía, con costos bajos de ejecución, puesto que se evitan los túneles típicos de las integraciones urbanas del ferrocarril y una mayor accesibilidad al ser los vehículos de piso bajo como los tranvías. Puede desarrollar velocidades de 80-100 km/h.

Alemania es la tierra del Tren Tram, pero en España, Francia y en otros países europeos se cuenta con ellos. Un ejemplo es Alicante, donde se ha remodelado la antigua línea de FEVE para reconvertirla en una de Tren-Tram.

Entre sus grandes ventajas, está el aumento de cobertura del sistema ya que en un núcleo urbano se permite ubicar un mayor número de estaciones.

Junto a esto, los tramos por ciudad se integran mucho más, permitiendo ganar zonas verdes y eliminar zonas poco atractivas creadas en el margen de las vías ferroviarias.

Por otro lado, fuera de la ciudad, la infraestructura es ferroviaria, lo que permite parámetros típicos del ferrocarril tanto en velocidad como en señalización, logrando una reducción de tiempos de viaje. Además, al ser compatible con este tipo de infraestructura, puede usarse directamente como si fuera un tren de cercanías, como es denominado en España.

Es decir, esta utilización de la infraestructura ferroviaria se realiza sin necesidad de eliminar otros servicios de ferrocarril convencional de las vías que se van a utilizar, de manera que los nuevos vehículos ligeros pueden convivir con otras circulaciones ferroviarias, mejorando así el aprovechamiento de estas.

Además, la propuesta se visualiza como un componente del sistema de transporte público en donde se hace necesaria la intermodalidad concebida como una red de redes, tanto del lado de las infraestructuras como de los servicios que soportan la que debe ser compartida y desarrollada en los respectivos niveles de competencia y responsabilidad por el conjunto de los diferentes actores, Gobierno, municipalidades, y privados, permitiendo un verdadero servicio en beneficio de los usuarios.

Esta propuesta ha sido revisada y analizada por la empresa INECO (Ingeniería y Economía del Transporte) de España, especialista en estudios relacionados con transporte aéreo, el ferroviario, las carreteras y las telecomunicaciones, desde los estudios previos propios de cualquier proyecto, pasando por consultorías, la dirección de obra, la asistencia técnica, y la puesta en explotación y mantenimiento.

PUBLICIDAD

La participación de INECO es producto de una donación del Gobierno español para plantear, a partir de la iniciativa del Incofer un estudio de factibilidad. Dicho estudio estará siendo presentado al Gobierno de la República para su conocimiento y decisión a finales de este mes de enero.

Claro está que la decisión estará relacionada con el resultado final que ofrezca el estudio.

La esperanza de cada uno de los trabajadores del Incofer es ver cómo sus sueños y tantos y tantos esfuerzos por sostener al ferrocarril y tenerlo presente en la mente y el corazón de los costarricenses, ha valido la pena. Por eso, para el Ferrocarril, la GAM bien vale un tren.

  • Comparta este artículo
Opinión

La GAM bien vale un tren

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota