Opinión

Financiamiento al deporte de alto rendimiento

Actualizado el 28 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Si queremos volver a tener una medalla olímpica, debemos invertir en la juventud

Opinión

Financiamiento al deporte de alto rendimiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El proyecto de Ley 19.468 pretende brindar recursos permanentes para la preparación de los deportistas de alto rendimiento. El proyecto busca la forma de financiar las necesidades de los atletas en cuanto a equipo, pólizas de seguros, entrenadores, becas, infraestructura y atención médica, entre otros aspectos, mediante el incremento de $4 al impuesto de salida. Esto llegaría a resolver el grave problema de los deportistas de representación nacional.

Nuestros deportistas enfrentan hoy la incertidumbre de no saber si habrá recursos para llevar a cabo su preparación deportiva de una forma que les permita ser competitivos frente a los demás países.

Las naciones que se toman seriamente el deporte sí tienen amplio financiamiento para sus atletas, y destinan un importante porcentaje al alto rendimiento, mediante recaudación de impuestos o a través de la lotería nacional.

En el deporte, al igual que en otros sectores, se necesita un planeamiento a corto, mediano y largo plazo que brinde estructura al trabajo que se realiza y las herramientas necesarias para obtener los resultados deseados.

Resultados. En los años cuando se le ha brindado recursos al Comité Olímpico Nacional para un trabajo en conjunto con las federaciones deportivas, se ha visto un aumento sustancial en cuanto a los resultados positivos y en la ayuda directa que obtienen los deportistas para hacer su trabajo como se debe.

El mejor estudio para comprender los alcances que traería un financiamiento permanente al alto rendimiento se puede encontrar en la inversión realizada en el deporte antes de los Juegos Centroamericanos San José 2013.

El buen manejo de los recursos permitió una preparación nunca antes experimentada por los deportistas, quienes lograron quedar a tan solo unas pocas medallas de Guatemala, un país que invierte $35 millones anuales en deporte, y superaron por mucho a Panamá, que otorga $65,3 millones a su alto rendimiento.

Tal vez uno de los puntos más rescatables de todo es que tan solo el 6% de los recursos destinados a estos juegos deportivos fue utilizado en gestión administrativa, lo que indica que sí llegó la ayuda que necesitaban los atletas.

Invertir con inteligencia. Para los Juegos Nacionales participan cerca de 5.600 jóvenes de todos los cantones. Esta cantidad de promesas deportivas se ve drásticamente reducida al dar el salto al alto rendimiento. Cuando llega la hora de representar al país en Juegos Centroamericanos, son menos de 600 seleccionados nacionales y tan solo 11 participaron en las últimas olimpiadas.

Si queremos volver a tener una medalla olímpica, debemos volver a invertir inteligentemente en nuestra juventud y eliminar las restricciones al desarrollo que no hemos podido superar con el tiempo.

Los jóvenes desean demostrar que se puede trabajar bien y que pueden hacer que la bandera tricolor ondee en lo más alto de los podios mundiales. El problema es que sin un financiamiento permanente al alto rendimiento nada de esto será posible.

El mejor ejemplo a escala mundial de un país que quiso hacer las cosas diferente fue el Reino Unido, que pasó de tener un solo oro en las Olimpiadas de Atlanta 96, a 27 este año en Río.

Los británicos optaron por una inversión sostenida en el tiempo para sus deportistas de alto rendimiento mediante recursos obtenidos a través de la lotería nacional, y en 20 años se ubicaron en el segundo lugar del medallero olímpico. ¿Qué estamos esperando los costarricenses?

El autor es seleccionado nacional de esgrima.

  • Comparta este artículo
Opinión

Financiamiento al deporte de alto rendimiento

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota