Opinión

¡Festejemos el deporte!

Actualizado el 28 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Costa Rica tienegrandes expectativas en estos juegos centroamericanos

Opinión

¡Festejemos el deporte!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica empieza a vivir la gran fiesta del deporte centroamericano, y San José es el escenario de este primer evento olímpico que organiza nuestro país. En los Décimos Juegos Deportivos Centroamericanos estarán compitiendo más de 3.600 atletas en 26 distintas disciplinas. Recibimos con especial cariño a todas las delegaciones y a los jóvenes que han llegado desde Belice hasta Panamá. ¡Sean todos bienvenidos a este festival deportivo!

Costa Rica tiene grandes expectativas en estos juegos. La primera de ellas es demostrar con nuestra hospitalidad el afecto sincero y caluroso que nos une a nuestros hermanos centroamericanos. Abrimos de par en par las puertas de San José, para que todas las delegaciones y visitantes se lleven un imborrable recuerdo, que quede como memoria imperecedera de la vocación centroamericana del alma costarricense y la multiculturalidad cosmopolita y afable de los josefinos y de los costarricenses.

En una fructífera alianza del Gobierno de la República, la Municipalidad de San José y el Comité Olímpico Nacional, hemos trabajado durante más de dos años para hacer realidad el sueño de tener los mejores juegos centroamericanos de la historia. No han sido pocas las dificultades, pero ha sido más el entusiasmo y la motivación que ha inspirado al equipo de trabajo, que me ha correspondido el honor de dirigir, para sacar adelante este gran proyecto deportivo.

Hemos procurado adornar la apertura, conducción y clausura de los Décimos Juegos Centroamericanos con esplendor de calidad del primer mundo y se ha hecho el mayor esfuerzo por garantizar una buena organización en todos los eventos que se estarán realizando en las próximas dos semanas.

Queremos quedar bien. Pero eso no basta. Lo que estamos haciendo en estos juegos no debe servir como un acto aislado que borre de nuestra memoria una deuda pendiente. En nuestra historia no hemos invertido en el deporte lo que nuestra población demandaba y lo que nuestra historia exigía.

Hemos predicado que el deporte ocupa un lugar importante en nuestro sistema educativo y que la actividad deportiva es decisiva en la formación cívica de nuestra juventud. Sin embargo, esa conciencia no se ha traducido en inversiones públicas que se reflejen en obras. Este olvido imperdonable no puede repetirse. Los Décimos Juegos Centroamericanos dejan ahora como saldo una herencia de infraestructura que debe sostenerse en el futuro. Pero, además, debe ampliarse y fortalecerse hasta convertirse en una nueva forma de patrimonio cultural y paradigma social del país.

PUBLICIDAD

Estamos saldando una deuda con infraestructura, instalaciones, equipamiento y medios técnicos deportivos, con las comunidades, en primer lugar de San José. Para el desarrollo de estas justas centroamericanas, se invirtieron $25 millones. Queda como legado una ciudad deportiva, en el corazón de Hatillo. Se remodelaron y modernizaron el Gimnasio Nacional y los gimnasios de los Liceos del Sur, de San José, y de Costa Rica, los de la Escuela Central de San Sebastián y el Gimnasio de San Francisco. También se invirtió en el Estadio de Béisbol Antonio Escarré, el Estadio Ernesto Rohrmoser, en la Piscina María del Milagro París y en la construcción de un nuevo complejo de tenis, en el Parque de la Paz.

Todo esto es parte del esfuerzo realizado en infraestructura. Los aportes para apoyar a los deportistas, particularmente las ayudas brindadas a los atletas que forman nuestra delegación en estos juegos han sido las mayores en toda la historia nacional y se traducen en apoyos económicos, para que cuenten con el respaldo de entrenadores y técnicos especializados, material y equipo deportivo, concentraciones, campamentos y participación en competencias internacionales que han sido componente esencial de la preparación de nuestros atletas para estas justas.

Pero todo lo que hemos hecho para esta ocasión no puede ser un acto inconexo para salir bien de una coyuntura. Todo lo contrario. La inversión realizada debe convertirse en estímulo e impulso para un esfuerzo sostenido en el tiempo.

Son incalculables los impactos que la inversión deportiva tiene para la recuperación urbana de espacios de convivencia sana, lo que hacen para la salud cívica de nuestras poblaciones marginadas y el peso que tienen en la revitalización de la vida juvenil de nuestras comunidades. Amenazados por el crimen y seducidos por las promesas fáciles del narcotráfico, nuestros jóvenes necesitan el extraordinario contrapeso que representa el deporte, cuya promoción debe convertirse en compromiso nacional.

Costa Rica participa en estos juegos centroamericanos con una delegación compuesta por 550 atletas. A todos les anima el firme propósito de representar dignamente a nuestro país, de darlo todo en cada una de las competencias y lograr el mayor número de preseas. Esta vez tenemos la delegación más nutrida de nuestra historia y por primera vez participamos en todas las disciplinas.

PUBLICIDAD

Nuestros deportistas se van a superar con el aliento de un pueblo que se vuelca a respaldarlos en cada uno de los escenarios de este gran evento deportivo.

Los invito a que vivamos con alegría y optimismo los Décimos Juegos Centroamericanos y festejemos con orgullo el deporte.

Johnny Araya Monge. Alcalde de San José. Presidente del Comité Organizador de los Juegos Centroamericanos 2013.

  • Comparta este artículo
Opinión

¡Festejemos el deporte!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota