Opinión

Festejar la vida

Actualizado el 21 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Festejar la vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es martes en la noche. En la sinagoga reina un ambiente de recogimiento y alegría, en el que coincidimos miembros de la comunidad judía y quienes, como yo, tenemos el privilegio de gozar de la amistad de sobrevivientes de la Shoá.

Hay un festejo doble: los diez años del Museo de la Comunidad Judía –que recoge la importante historia de la migración judía y su integración y aportes a nuestro país– y la inauguración del Parque de la Vida, monumento escultórico que rinde homenaje a los 190 sobrevivientes del Holocausto que se radicaron en Costa Rica.

En el acto me fue imposible no recordar a Julio Rodríguez cuando contaba su impresión en el Museo del Holocausto en Washington, donde en medio del camino de las velas se escuchaba, uno a uno y para no olvidar jamás, el nombre de las víctimas.

Esta vez, mientras se escuchaba el himno a los partisanos, los nombres pronunciados fueron los de aquellos que sobrevivieron para recordarnos el horror y comprometernos a decir: ¡Nunca más!

Así, emocionada, escuché llamar a Rosita Giberstein (por muchos años colaboradora de esta Página 15), y vi a muy queridos amigos recoger el tributo por sus padres o madres ya fallecidos.

La invitación de mi amiga Jany Gutreiman me permitió compartir esta noche estrellada y cálida con su familia, y en especial con su madre, Frida Goldberg, sobreviviente que con su contagiante alegría y espíritu positivo nos invita siempre a festejar la vida.

Yalena de la Cruz es odontóloga.

  • Comparta este artículo
Opinión

Festejar la vida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota