Opinión

Fertilización in vitro por decreto

Actualizado el 05 de septiembre de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Fertilización in vitro por decreto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La fertilización in vitro (FIV) es posible reestablecerla vía decreto porque la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos (Corte IDH) fue clara al indicar que el país debía de inmediato levantar la prohibición y regular los aspectos necesarios para su práctica en el país.

Para la Corte IDH, un asunto fundamental es que la concepción se produce en el momento de la anidación del óvulo fecundado, no antes, como sostienen los diputados evangélicos, la jerarquía de la Iglesia católica y de algunas Iglesias evangélicas.

La resolución de la Sala Constitucional, del 2000, perdió validez porque la resolución de la CIDH tiene un valor legal superior.

Costa Rica es un país de derecho, firmante del Pacto de San José, que lo obliga a aceptar, acatar y cumplir todas las disposiciones que emite la Corte IDH.

La Corte indica, también en su sentencia, que las leyes se dictan para restringir derechos humanos, no para otorgarlos. Por ello, una ley al respecto estaría fuera de lugar pues no es necesaria para la práctica de la FIV en el país.

La insistencia, en esferas políticas y religiosas, de la promulgación de una ley que regule la FIV, es anteponer creencias religiosas al derecho de las mujeres y de las parejas con problemas de fertilidad.

De esta forma, el sistema de salud comete una inequidad porque mientras personas con recursos económicos tienen la posibilidad de viajar fuera del país a someterse al tratamiento, otras no lo pueden hacer por falta del dinero para ir a Panamá, Colombia, España u otros países.

Nos llama poderosamente la atención cómo los detractores del método dicen: “¿Por qué no esperar uno o dos años más, si eso no producirá ningún problema”.

Uno o dos años son fundamentales para muchas de nosotras. Las mujeres traemos los óvulos desde el nacimiento y cuando se acaban no hay manera de someterse al procedimiento para tener una familia.

Quienes se oponen también esgrimen que debe usarse naprotecnología para curar la infertilidad, porque la FIV no lo hace.

La naprotecnología es el primer escalón de tratamiento para la infertilidad y se utiliza desde hace más de 30 años en nuestro país. Se aplican, después de esta, otras técnicas como las de reproducción asistida, que incluye inseminación artificial, GIFT y, por último, la FIV.

Todas las personas que tenemos que recurrir a la FIV pasamos por naprotecnología y no funcionó, por inseminaciones artificiales y tampoco tuvieron efecto, por lo que el último escalón de tratamiento que nos queda es la que no se permite en Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Opinión

Fertilización in vitro por decreto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota