Opinión

Falta de vivienda y déficit fiscal

Actualizado el 06 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Falta de vivienda y déficit fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos años, los intereses financieros han estado bajos y, aún, miles de personas y muchas empresas no pueden construir. Una solución a este problema creciente estaría en que la Banca estatal solo financie a desarrolladores cuyo costo del lote donde edificaría sea menor a ¢130 mil por m2; y que los bancos solo presten por debajo de estos valores, así bajaría el precio de la tierra. Adicionalmente, resulta vital regular el precio de los materiales de construcción.

El costo del cemento y sus derivados representa el 30% del total de una construcción de lujo, y hasta un 50% en construcciones de acabado medio o de interés popular (este último segmento ha caído alrededor de un 55%). El precio internacional del cemento, a mediados del 2007, llegó a un máximo de $90 por tonelada métrica. En Costa Rica, es de $200 por tonelada métrica. Actualmente, el precio internacional ha caído a $75, pero aquí es de $220.

La Defensoría del Consumidor y el Ministerio de Economía deberían investigar este hecho que viene ocurriendo desde 1996. Muchas son las investigaciones y comunicados de la CEPAL sobre los oligopolios del cemento en Centroamérica, Chile, Colombia, Venezuela y México, por citar algunos. Los dos últimos tomaron cartas en el asunto y resolvieron el problema.

Decisiones. Los materiales de construcción están a más del 100% del promedio mundial y, con respecto a la UE y Estados Unidos, están al 150% o más. Basta con rebajar el precio amañado del cemento a $110 para que todo lo demás baje. Así se podrían construir todas las viviendas que se quiera. De hecho, no se necesitaría un aumento de impuestos.

De esta forma, una vivienda de 80 m2 en un lote de 150 m2 costaría ¢27 millones. La mensualidad de ¢270 mil, para unos ingresos familiares de ¢750 mil, es totalmente aceptable para la clase media. Para la clase pobre, con el bono actual, tendrían que pagar menos de ¢80 mil por mes. De hecho, no alcanzaría el dinero en los bancos para poder financiar todo esto durante 4 años. Creo que se necitarían 8 años, habilitar zonas más alejadas de la GAM con infraestructura, industrias y comercios en San Carlos, Guanacaste, Limón, Puntarenas, etc. Como hay un faltante de más de 400.000l viviendas, esto equivale a $10.800 millones. Si se aplica un I.V. del 13%, el ingreso para el Estado sería cerca de ¢1 billón y medio. Es decir, el Gobierno tendría todos los recursos para convertir este país en uno desarrollado. No se requieren leyes nuevas, solo decisiones.

  • Comparta este artículo
Opinión

Falta de vivienda y déficit fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota