Opinión

La Fed versus la estabilidad de precios

Actualizado el 26 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Opinión

La Fed versus la estabilidad de precios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

SAN FRANCISCO – Hay una gran diferencia entre el mandato de la Reserva Federal (sobre mantener la “estabilidad de precios” –de conformidad a lo enunciado en la Ley de la Fed – y el objetivo autoseleccionado de la Fed de tener una inflación anual del 2%. Entonces, ¿cómo es que los formuladores de políticas consiguieron sustituir el primero por este último?

El término “estabilidad de precios” se explica por sí solo: un conjunto de bienes costará lo mismo diez, cincuenta o incluso cien años a partir de ahora. Por el contrario, si un país experimenta un 2% la inflación durante un período de 10 años, los mismos artículos que se pueden comprar hoy con $100 costarán $122 en una década. Después de 100 años, su precio alcanzará la friolera de $724.

En su reciente declaración ante el Congreso, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, se refirió varias veces al mandato de mantener la “estabilidad de precios”; sin embargo, mencionó con doble frecuencia el objetivo de la Fed sobre una inflación del 2%. Ella dijo que “la inflación de Estados Unidos continúa ubicándose por debajo del objetivo del 2% de la Comisión”, y también que el “actual alto grado de adaptación de las políticas sigue siendo adecuado para fomentar mejoras en las condiciones del mercado laboral y para promover un retorno de la inflación con dirección al 2% en el mediano plazo”.

¿Realmente quiere la Fed aumentar la inflación anual a un 2%, de manera que el nivel de precios del país se incremente en más de un 700% durante el próximo siglo? ¿Es eso lo que tenía en mente el Congreso cuando encargó a la Fed que logre una “estabilidad de precios”?

El expresidente de la Fed Alan Greenspan sabía que ese no era el caso. El 2 de julio de 1996 en una reunión de la Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), cuya misión es dedicarse a debatir cuál es el objetivo de inflación adecuado para la Fed, Greenspan planteó una pregunta simple: “¿Estamos hablando de estabilidad de precios o estamos hablando de inflación cero?, ya que, como todos sabemos, esas son dos cosas separadas”.

El debate rápidamente se volcó hacia la dificultad de medir con exactitud la inflación y la necesidad de construir en un “colchón de seguridad” para evitar la deflación. Según Greenspan, “la estabilidad de precios es ese estado en el que espera que los cambios en el nivel general de precios no alteren de manera efectiva las decisiones empresariales y del hogar”. Yellen, quien en aquel entonces era gobernadora de la Fed, no quedó satisfecha con dicha definición y dijo “por favor, ¿podría usted poner un número a ello? En su contestación, Greenspan sí indicó un número, él dijo: “Yo diría que ese número es cero, si la inflación se mide correctamente”.

En el momento en el que se llevó a cabo la reunión del FOMC, el índice de precios al consumidor estaba en aumento, en un nivel del 3% por año, aproximadamente. La mayor parte de la discusión se centró sobre si la Fed tenía que ralentizar el crecimiento anual de precios al 2% o incluso a una cifra inferior, y de esa forma consolidar los logros alcanzados durante la difícil lucha que libraron los formuladores de políticas contra la inflación durante los 15 años previos. Greenspan resumió el consenso de la siguiente manera: “ahora todos estamos de acuerdo con el 2%”.

Y fue así que nació el objetivo del 2% de la Fed. Durante el debate posterior, varios miembros del FOMC argumentaron que la tasa de inflación podría reducirse a menos del 2%, pero nadie argumentó que la inflación tenía que ser empujada al alza, en caso de que se lograse una tasa menor que aún fuese positiva.

Tras el debate, Greenspan exhortó a los miembros del FOMC para que mantengan en secreto el debate sobre el objetivo de inflación. “Permítanme decirles que si la cifra de inflación del 2% sale de esta sala”, advirtió, “dicha cifra va a crear más problemas para todos nosotros de los que yo creo que cualquiera de ustedes pudiese vislumbrar”. El acta oficial de la reunión no hace referencia a la totalidad de las varias horas de debate sobre el objetivo de inflación, y el FOMC nunca anunció formalmente su objetivo de un 2% de inflación anual hasta que su presidente Ben Bernanke, el predecesor de Yellen, finalmente lo hizo en el año 2012.

Hoy en día, el objetivo de inflación del 2% se encuentra a la vanguardia de la toma de decisiones del FOMC. Por ejemplo, en diciembre del 2014, cuando la inflación anual se situaba en el 0,8%, el acta de la reunión del FOMC de enero del 2014 hace referencia en varias oportunidades a la necesidad de que el Comité “avance hacia sus objetivos de máximo empleo y de 2% de inflación” mediante la mantención de una postura altamente adaptativa en cuanto a las políticas.

El aumento de la tasa de inflación es ahora el objetivo declarado de las políticas de la Fed.

El Congreso no dio a la Fed un mandato que le pedía dedicarse a lograr dicho objetivo. La Ley de la Reserva Federal es explícita: la Fed debería lograr una “estabilidad de precios” para la moneda de Estados Unidos, junto con tasas de interés moderadas y máximo empleo. Mientras la inflación se sitúe entre cero y 2%, la Fed debería declararse victoriosa y dejar las cosas así.

Robert Heller fue miembro de la Junta de Gobernadores de la Reserva FEDeral de Estados Unidos. © Project Syndicate 1995–2015

  • Comparta este artículo
Opinión

La Fed versus la estabilidad de precios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota