Opinión

Expectativas en EE. UU.

Actualizado el 30 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Un camino tortuoso, largo y doloroso en EE. UU.

Opinión

Expectativas en EE. UU.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La economía mundial nos tiene preparado un año lleno de expectativas. En vez de la crisis del euro, que tanto nos ha preocupado en el año 2012, ahora, la atención se centra en la economía de los Estados Unidos.

El recién reelecto presidente demócrata Obama y el Congreso Republicano enfrentan la tarea de realizar un importante ajuste en las cuentas fiscales del Gobierno. El llamado peldaño o alcantilado fiscal (“fiscal Cliff”) tiene dimensión para asustar incluso aquellos que no temen a las alturas.

Antes de la crisis de 2009, el Gobierno de Estados Unidos tenía una posición fiscal deficitaria con una deuda neta como proporción del PIB en torno al 35%. Para algunos este saldo era un poco “engañoso”. El déficit creciente de la seguridad social necesita ajustarse a la nueva realidad, mayor esperanza de vida y los costos crecientes de la continuación de los programas de salud (Medicare y Medicaid).

Con la crisis cambió todo. La mezcla de desaceleración económica con estímulos fiscales para reducir el impacto de la misma, incidió en déficits de más del 10% del PIB. Con esto en tres años, la deuda había aumentado a casi el 80% del PIB. Un problema que estaba previsto en veinte años, de repente se convirtió en el principal punto de la agenda del Congreso. Los detalles de la solución crean viajes diferentes a su gusto.

El Niágara en bicicleta. Las hermosas cataratas del Niágara expresan la idea de lo que está en juego. Actualmente, la economía de los Estados Unidos está creciendo alrededor del 2% anual. Pero de acuerdo con la legislación vigente, algunos recortes de impuestos y aumento del gasto expirará a fin de diciembre; entre ellos, los recortes en los impuestos a la renta hechos por Bush, los recortes en los impuestos de la planilla realizados por Obama, y la extensión al seguro de desempleo. Por otra parte, la deuda llega al techo máximo aprobado previamente (en Estados Unidos el Congreso debe aprobar los aumentos en límite de deuda), lo que probablemente ocurrirá en marzo. Hay también recortes automáticos del gasto público, específicamente en gastos de defensa.

Sumando todo esto nos acercamos al 4% del PIB. Este porcentaje es suficiente para que la economía de Estados Unidos se desacelere e incluso pueda propiciar una nueva recesión, cualquiera que sea la línea del economista haciendo la proyección. Lo anterior podría provocar la reducción de ingresos y del gasto, aumentar el desempleo, efectos sobre una economía que apenas está en proceso de recuperación. Estos efectos tendrán un fuerte impacto en la economía mundial. Y nótese bien que, a menos que se haga algo, p. ej., los republicanos y los demócratas dejen de lado su radicalismo, crucen el pasillo y adopten nuevas leyes, este es el futuro que se traza.

PUBLICIDAD

El Gran Cañón en mula. Este puede ser el viaje más probable. Morir en el Niágara parece demasiado radical incluso para el Congreso americano dividido y polarizado. Es necesario llegar algún tipo de acuerdo para hacer la caída un poco más suave. En lugar de cortar todo a la vez, es recomendable crear un ajuste gradual, aplazando algunos aumentos fiscales y elevando el techo de la deuda. No va a ser fácil. Es un camino tortuoso, largo y doloroso. La economía de los Estados Unidos crece poco, pero crece por algún tiempo. Las partes, en particular el congreso Republicano, parecen están dispuestos a ceder en su posición de cero aumento de impuestos (limitado a los grupos de mayores ingresos).

Y puede existir una tercera opción. La Ruta 1 en California, entre los Ángeles y San Francisco, en un Mustang convertible. Esta ruta está llena de curvas y alcantilados, pero tiene una preciosa vista al mar. Los agentes económicos, los consumidores y las empresas puedan mantener la calma y producir más, incluso con mayores impuestos y sin ayuda del Gobierno. Si conduce con cuidado, no cae en el guindo. Me encanta este viaje, hay personas que creen en él. Después de todo, es Navidad.

  • Comparta este artículo
Opinión

Expectativas en EE. UU.

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota