Opinión

Éxito electoral y abstencionismo

Actualizado el 18 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Éxito electoral y abstencionismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es errado pensar que el éxito de la organización de un proceso electoral está ligado a la disminución del abstencionismo. Dicho de otra manera, no es cierto que un aumento en el abstencionismo represente el fracaso de quien administra una elección, salvo que ese aumento lo sea por razones técnicas.

El abstencionismo técnico está vinculado a la logística electoral, es decir, se produce en virtud de problemas tanto en la adecuada identificación de los electores, como en la confiabilidad del padrón o la localización, apertura y funcionamiento eficiente y sin interrupciones de los centros de votación durante la jornada electoral, entre otros factores que, de toda suerte, son ajenos a la realidad costarricense.

El otro abstencionismo –el que debe preocupar en un medio como el nuestro– se relaciona más bien con la apatía y el desencanto ciudadanos respecto de la política, así como con las dificultades que encaran los partidos para fortalecer su credibilidad y así entusiasmar la participación de los costarricenses.

La responsabilidad del TSE y de su Instituto de Formación y Estudios en Democracia (IFED) se centra en acciones que comprometan a la ciudadanía con los valores democráticos, comprendiéndolos no como mero discurso, sino como actitud de vida. En ese propósito del TSE de promover ciudadanía activa, interesa sobremanera un votante informado y consciente de que todos somos responsables, por acción u omisión, del Gobierno a escoger; máxima que toma particular validez en tanto si solo una persona vota, esa sola persona elige al próximo Gobierno.

En palabras de la Presidencia del TSE, las elecciones de 2014 son una oportunidad para revertir o acentuar el desencanto con la política. La abstención, como conducta política, no conduce a ningún lugar.

  • Comparta este artículo
Opinión

Éxito electoral y abstencionismo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota