Opinión

Escribir cosillas

Actualizado el 05 de junio de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Escribir cosillas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace pocos días, buscando un documento en mi pequeña biblioteca, me encontré, perdido entre otros libros, con el diccionario. Tiempo tenía de no recurrir a él, o sea, de no escribir. Entonces recordé que utilizarlo permanentemente fue costumbre a la que me impulsó Myriam Bustos Arratia, cuando ambos trabajábamos en el periódico Excelsior . “Si pretendes seguir escribiendo”, me dijo, “debes tener siempre al alcance de la mano el diccionario”.

Trilogía inseparable. Hasta la fecha: máquina de escribir, necesidad de expresarse y diccionario forman una trilogía inseparable. Cuanto más escribo, comprendo mejor el acertado consejo y su natural derivación: escribir es fácil, lo difícil es hacerlo bien.

Al cumplir veinte años, pensé con ligereza que podría publicar un hermoso libro, (como “A la sombra de las muchachas en flor”) y salir a buscar el tiempo perdido cuando aún no había recogido tiempo para perder.

Hoy, hasta un pequeño artículo de una cuartilla lo pienso y lo repienso, considerándome casi incapaz de redactarlo. A los noventa años, creo que bien me ha ido al continuar todavía emborronando. El mundo de las palabras es complicado y su concepto, infinito; llegar a su dominio es totalmente imposible.

Difícil oficio. Los académicos conocen el significado objetivo de las palabras, pero los pocos que llegan a escritores –y por eso lo son– descubren su alma.

Con sobrada razón, Antonio Muñoz Molina afirmó que, “en el difícil oficio de escribir novelas, nadie llega a la mayoría de edad”.

He adquirido, nada más, habilidad para escribir cosillas peleando con el diccionario, catálogo que ha estado presente en mi escritorio por recomendación de Myriam Bustos, a quien doy las gracias ahora, ofreciendo disculpas por haber tardado cuarenta años para expresarlas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Escribir cosillas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota