Opinión

Enchufar la tecnología ecológica

Actualizado el 17 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Enchufar la tecnología ecológica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

BELLEVUE, WASHINGTON – Bajo numerosos estándares, la energía solar debería ser un éxito rotundo. Los adelantos técnicos y eficiencia con mejoras sistemáticas han empujado el precio de los paneles solares de $100 por vatio en los años setenta a menos de $1 actualmente.

Con todo, la tecnología solar solo representa menos del 1% del consumo global de energía. Para la energía solar, así como para otras tecnologías ecológicas prometedoras, el progreso técnico no se ha traducido en una adopción generalizada.

El problema reside en la estructura del mercado. Para entender por qué, los partidarios de las energías ecológicas podrían aprender de una tecnología mucho menos atractiva: la de los carros usados.

A menudo se dice que la lenta adopción de energía solar se debe a su costo. La instalación de paneles solares tan solo en una casa cuesta alrededor de $30.000. Además, gracias a las mejoras elogiadas de la eficiencia, una nueva instalación sería anticuada en poco tiempo.

Sin embargo, los estadounidenses gastan rutinariamente $30.000 en carros que cambian cada cuatro o cinco años. Pueden hacerlo gracias a un mercado de autos usados. El mercado de carros usados ayuda a los consumidores a financiar su siguiente compra, mientras que permite la disponibilidad de modelos de autos que tienen condiciones para seguir usándose a un precio con un descuento significativo. El valor y utilidad constantes de carros usados crea un mercado vasto y estratificado con muchas opciones en cuanto al precio de compra y características.

Así, pues, para la siguiente generación de tecnologías, la barrera de entrada no es tanto el costo inicial, sino la falta de un mercado para la última generación. Es casi seguro que el mercado de energía solar se expandiría si los consumidores tuvieran la opción de comprar paneles solares menos eficientes (el modelo del año anterior), que cuestan, por decir, la mitad de precio. Los planificadores gubernamentales no tendrían problema para justificar un gasto importante en una tecnología de larga duración –incluso, una que rápido se hace anticuada–, si supieran que pueden recuperar parte de su inversión en pocos días. Del mismo modo, sería más probable que los inversionistas financiaran una instalación grande de paneles solares, si el valor de la tecnología se extendiera más allá del siguiente ajuste en el diseño de celdas solares.

PUBLICIDAD

Llamémosla “la moralidad de los mercados secundarios”: si están tratando de introducir una nueva tecnología onerosa, asegúrense de que las personas la pueden comprar también usada.

La demanda de paneles solares usados está empezando a notarse en las demandas constantes de tecnología solar asequible. Además, la idea de reciclar una energía ecológica tiene un atractivo intrínseco. Sin embargo, el mercado secundario de tecnología de energía solar no surgirá a menos que se aborde antes otro asunto, que se llamaría la “velocidad de renovación”.

Pensemos cuán fácil y rápido es cambiar un viejo carro por uno más nuevo. Uno puede llegar a la agencia de autos en un vehículo y salir con otro porque todos ellos usan la misma infraestructura vial.

En contraste, renovar paneles solares es angustiosamente lento. Al igual que muchas tecnologías ecológicas, la solar requiere su propia infraestructura especial y cada fabricante diseña sistemas con esquemas mecánicos, montajes e interfaces eléctricos únicos. En consecuencia, viejos paneles solares no se pueden intercambiar así de fácil por unos nuevos. Para renovarlos, los consumidores de energía solar no solo tienen que comprar el auto, sino que tienen que reconstruir la infraestructura vial.

Hay que señalar que este tipo de actualización es oneroso, y no solo para el consumidor. Como cada infraestructura de paneles es única, cada compañía de tecnología de energía solar debe capacitar, mantener y equipar al personal especial para instalar y desinstalar sus productos. Esto representa una carga financiera significativa para cualquier compañía, además de emprender una empresa en un nuevo sector de mercado.

La velocidad de renovación y el mercado secundario de energía solar se podrían mejorar si se disminuyen los costos relacionados con la adopción de este tipo de nuevas tecnologías. Estos costos –esquemas de tecnología únicos que son independientes del costo de la tecnología principal– representan la verdadera barrera a la adopción generalizada de tecnologías ecológicas. Cuanto menores sean dichos costos de transacción, los usuarios tempranos podrán cambiarla por la siguiente generación, y un mercado secundario podrá desarrollarse más fácilmente.

Por ejemplo, el costo de adoptar energía solar se podría reducir significativamente mediante la estandarización de tamaños de paneles solares y configuraciones de montaje. Dicha estandarización facilitaría la renovación de viejos paneles por nuevos, lo que disminuiría los costos de transacción de cada renovación de 40% del costo del sistema a casi nada. Los mercados principal y secundario de paneles solares crecerían, se estratificarían y serían más líquidos.

PUBLICIDAD

En general, los Gobiernos deberían invertir en infraestructura que facilite la instalación de tecnologías de energía solar y otras de tipo ecológico, pero con costos más bajos. Dicha inversión crearía plataformas para la innovación y comercio con rendimientos mucho más grandes que los que cualquier otra tecnología o industria por sí solas pueden ofrecer. Las inversiones gubernamentales en infraestructura vial, señales de tráfico y estacionamientos crearon la plataforma que generó una industria mundial del automóvil, y que ahora apoya renovaciones continuas en vehículos eléctricos e híbridos, de gas y diésel. En términos de relación calidad-precio, dichas inversiones fueron mucho más efectivas que subsidios destinados a cualquier tecnología o fabricante de autos.

Una plataforma de tecnología de energías ecológicas posibilitaría a innovadores poder planificar a largo plazo. Como están las cosas, los emprendedores de energías ecológicas deben elegir una sola tecnología para hacer inversiones, y, si no obtienen suficientes instalaciones que usen esa tecnología, están fuera de la competencia. No tienen la oportunidad de probar otra tecnología, ofrecer descuentos en modelos del año anterior u otorgar contratos de servicio de equipo viejo, estrategias que, en la industria del automóvil, ayudan a aliviar las caídas en los ingresos provocados por ventas fluctuantes de autos nuevos. Muchas nuevas empresas de energía solar ya han sido víctimas de esta dinámica limitada de elección única.

La innovación continua es vital para el futuro de tecnologías ecológicas porque todas ellas, incluida la solar, siguen teniendo problemas técnicos que necesitan solución. Sin embargo, muchas ya funcionan muy bien y pueden estimular la demanda de los consumidores. Se aceleraría la adopción y desarrollo de tecnologías ecológicas con infraestructura que permita renovaciones más rápidas y más asequibles.

La tecnología ecológica está preparada para convertirse en el siguiente gran actor del mercado mundial. Solo necesita un lugar donde enchufar.

Edward Jung, ex director arquitecto de Microsoft, es director de Tecnología de Intellectual Ventures. © Project Syndicate.

  • Comparta este artículo
Opinión

Enchufar la tecnología ecológica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota