Opinión

Embajada de Ecuador pide réplica por editorial de La Nación

Actualizado el 26 de junio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Embajada de Ecuador pide réplica por editorial de La Nación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el editorial publicado en este diario el 18 de junio, bajo el título “Golpe al Sistema Interamericano” se hacen nuevas referencias a situaciones que dicen relación con la República del Ecuador, por lo que me veo obligado a hacer algunas aclaraciones que son necesarias en mérito de la verdad y del derecho a estar debidamente informados que tienen sus lectores.

Como es de conocimiento público y a pesar del contenido del primer editorial del diario La Nación , del 11 de junio pasado –que pretendió crear dudas alrededor de la elección del doctor Patricio Pazmiño Freire para juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos–, la elección llevada a cabo durante la más reciente Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) arrojó como resultado 22 de los 23 votos posibles para el candidato ecuatoriano.

Es decir, fue elegido para esa dignidad con la más alta votación jamás antes lograda por un candidato a esta postulación. La decisión fue expresada por Estados soberanos que son parte en la Convención Americana de Derechos Humanos (CADH), todos ellos de distintas tendencias y colores políticos.

Ello refleja no solamente un exitoso manejo de las negociaciones internacionales llevadas a cabo por la Cancillería ecuatoriana en este caso, sino sobre todo la apuesta de esos sujetos de las relaciones internacionales por los planteamientos formulados por el Ecuador y por varios miembros de la OEA, para trabajar por un permanente mejoramiento del Sistema Interamericano y un perfeccionamiento de la defensa real y eficaz de los derechos humanos para la protección de la ciudadanía en el hemisferio.

Corresponde aclarar que el Gobierno ecuatoriano no impone silencio a los medios de comunicación, pero, en cumplimiento de la voluntad popular, la Ley Orgánica de Comunicación, expedida con el respaldo de la voluntad popular, establece que la información de relevancia pública o de interés general debe ser veraz, oportuna, contextualizada y contrastada.

Esto, a la vez que va orientado a proteger el derecho a la honra y a la reputación de los ciudadanos, tiene por objeto permitir justamente el acceso a fuentes de información verídicas y no parcializadas. El derecho a la comunicación hoy día no puede entenderse como el uso arbitrario e indiscriminado de palabras, expresiones e imágenes, así como tampoco el ocultamiento u omisión de información relevante para las transformaciones que vive el país.

Lamento que el editorial del diario La Nación recoja errada información sobre el cierre del periódico Hoy , del diario La Hora de Manabí y del Meridiano de Guayaquil , que anunciaron el fin de su edición impresa por razones relativas a su situación financiera, decisión que los dueños de dichos medios de comunicación adoptaron libremente en ejercicio de sus libertades. No se puede atribuir, por tanto, que dicho cierre sea por presiones del Gobierno ecuatoriano, tal como se dice en el editorial.

Para que una sociedad sea plenamente libre, debe estar completamente informada y esa importante función de servicio social que les corresponde realizar a los medios de comunicación debe ser realizada observando ciertos principios éticos y morales, como el respeto a la dignidad del ciudadano y el debido respaldo de la información proporcionada, entre otros, y, por supuesto, en la República del Ecuador, país soberano, dentro del marco establecido en el régimen jurídico del país, los lineamientos del buen vivir, así como en la Carta Magna adoptada con el respaldo mayoritario del pueblo ecuatoriano.

El Ecuador, como país soberano e independiente y miembro de la OEA, tiene todo el derecho de plantear las reformas que considere necesarias para el perfeccionamiento del Sistema Interamericano y lo está haciendo desde dentro de la OEA para que sean debatidas democrática y libremente por todos los miembros que la conforman, quienes serán en definitiva los que adopten los cambios necesarios que exige el sistema.

Lo que no es aceptable y sí constituye un golpe al Sistema Interamericano es que hay situaciones absurdas como el hecho de que existen países que no son miembros de la CADH o Pacto de San José, por haber sido adoptada en esta tierra hermana, pero que tienen injerencia sobre los organismos creados en esta Convención para el tema de los derechos humanos, a través de mecanismos que no cuentan con respaldo jurídico alguno, sin ser partes en la CADH, lo cual debería ser motivo de profunda preocupación y análisis de fondo.

Finalmente, en el editorial que contesto, se vuelven a reproducir infundadas acusaciones contra el presidente del Ecuador, Rafael Correa, las cuales, reitero, las considero graves y difamatorias, y, además en esta ocasión, descorteses hacia el jefe de Estado de un país hermano y vecino, con el cual Costa Rica mantiene un estupendo nivel de relaciones bilaterales y varios temas de importante cooperación, opinión que, me permito recordar, no constituye una “sentencia” como me atribuye el editorial, porque sentencias solo les corresponde dictar a los jueces.

Claudio Cevallos Berrazueta

Embajador del Ecuador

(*)El autor es embajador en Costa Rica de la República del Ecuador

  • Comparta este artículo
Opinión

Embajada de Ecuador pide réplica por editorial de La Nación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota