Opinión

Eliminación de la curatela

Actualizado el 28 de noviembre de 2016 a las 12:00 am

Opinión

Eliminación de la curatela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La curatela existía ya en el derecho romano, hace más de dos mil años. El curador cuidaba de las personas desprovistas de razón o con pocas facultades intelectuales.

En Costa Rica, a pedido de los familiares, un juez podía ordenar la valoración mental de una persona a la Sección de Psiquiatría del Departamento de Medicina Legal del Organismo de Investigación Judicial y determinar así las eventuales limitaciones que pudiera tener.

De esa forma, se declaraba la insania y así se protegían los intereses patrimoniales de la persona, de manera que nadie pudiese engañarla para quitarle una propiedad o hacerla contraer deudas, fianzas e incluso matrimonio.

Pero al promulgar la Ley para la Promoción de la Autonomía Personal de las Personas con Discapacidad se eliminó la curatela, en perjuicio de quienes tienen facultades mentales disminuidas.

La nueva figura creada, “el garante”, no puede sustituir a la persona con discapacidad intelectual, mental o psicosocial, y eso genera una terrible vulnerabilidad.

Preocupa no solo el cuidado del patrimonio, sino decisiones vitales, como ingreso hospitalario, consentimiento informado y participación en investigaciones biomédicas.

Reformar la ley es urgente, en resguardo de los legítimos derechos de quienes no tienen plena capacidad para ejercerlos.

La autora es odontóloga.

  • Comparta este artículo
Opinión

Eliminación de la curatela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota