Elección de diputados

No es conveniente aumentar elnúmerode diputados

Últimas noticias

Una vez más se ha puesto en la palestra la discusión sobre la elección de diputados, esta vez como consecuencia del Informe de la Junta de Notables. El tema no es nuevo. En el periodo legislativo 1974-1978 hubo al menos dos proyectos de ley para modificar el sistema de elección. Uno de ellos fue presentado por el diputado José Miguel Corrales Bolaños y el otro por el suscrito.

Con todo el respeto que me merece el Informe de los Notables, creo que existe una forma mejor de regular el tema y sin necesidad de ampliar por el momento el número de diputados.

Básicamente, la propuesta de los notables pretende tres cosas:

una relación directa entre el elector y el elegido;

una representación geográfica de todo el país, y

la posibilidad de una carrera parlamentaria.

Además como novedad deja abierta la posibilidad del referendo revocatorio y el pase a un sistema semiparlamentario.

La propuesta que hice en el periodo 74-78 satisfacía los tres objetivos mencionados. Consistía simplemente en tomar los 81 cantones en que se encuentra dividido nuestro país, excluir los 10 que componen el área metropolitana (San José, Tibás, Moravia, Goicoechea, Curridabat, Montes de Oca, Escazú, Alajuelita, Santa Ana y la parte urbana de Desamparados).

Los 71 cantones restantes se dividían en 37 distritos electorales, tomando en consideración el tamaño y el número de electores. Por ejemplo, se reunían en un distrito Dota, Tarrazú y León Cortés; Los Chiles, Guatuso y Upala, etc., y cantones como San Carlos, Pérez Zeledón, Cartago, Alajuela y Heredia serían cada uno un distrito que elegiría un diputado. Cada partido presentaría un candidato propietario y un suplente. Los diputados podían ser reelegidos.

Los 10 cantones del área metropolitana, en donde por la naturaleza de sus pobladores la relación humana con el diputado es menor, elegirían 20 candidatos nacionales bajo el sistema de cociente y subcociente.

Para garantizar la representación de las minorías, todos los votos de los partidos que no hubiesen elegido diputados en los distritos electorales se sumarían y participarían en la designación de los diputados nacionales.

De esta manera se lograría garantizar la representación territorial, se establecería un vínculo directo entre el elector y el elegido, y se daría la oportunidad a los partidos de incluir en los diputados nacionales a gente de gran trayectoria y conocimiento. No se aumentaría el número de diputados.

Obviamente, el proyecto tenía otra serie de detalles adicionales que por el espacio no me es viable detallar, como, por ejemplo, la posibilidad de postular en los distritos electorales candidatos por organizaciones sociales (asociaciones, juntas de desarrollo, etc.) a candidatos sin ser un partido político o bien crear partidos políticos distritales.

Traigo a colación estas ideas con el afán de contribuir al debate que sobre este importante tema se está dando.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Elección de diputados