Opinión

Educación matemática y producción económica

Actualizado el 15 de abril de 2016 a las 12:00 am

Uno de los países exitosos en evaluaciones internacionales en matemáticas es Singapur

Opinión

Educación matemática y producción económica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Es interesante analizar fenómenos extraños en el sistema educativo relativos al aprendizaje de la matemática. Por ejemplo, los sistemas de evaluación que certifican estudiantes de secundaria hacen constar que estos han logrado los conocimientos que los hacen competentes para desenvolverse en la vida; sin embargo, cuando los mismos estudiantes son evaluados en la universidad en los primeros cursos de matemática básica, sorprendentemente muchos reprueban.

Los profesores universitarios no pueden comprender cómo un estudiante puede fracasar en un curso básico, si los temas vistos en clase no son sino un repaso de lo estudiado en secundaria.

Modelos. Las fallas del sistema educativo obligan a estudiar los sistemas de otras naciones que han demostrado verdadero aprendizaje de la matemática en su población estudiantil general.

Uno de los países exitosos en cuanto a evaluaciones internacionales en matemáticas es Singapur, donde aplican un modelo enfocado en la resolución de problemas, adaptado a las ideas de Jerome Bruner.

Su teoría ha sido la base para el impresionante ascenso de Singapur en el escalafón educativo mundial que demuestra con hechos la eficacia de sus ideas.

Este pedagogo explica con claridad que en el aula el docente es un experto y, como tal, resuelve problemas mediante múltiples ejemplos, creando un andamiaje de herramientas a disposición del estudiante.

El estudiante observa a su maestro para luego resolver un problema de mayor nivel y en otro contexto. Lo hace al principio por imitación, mas, con el pasar del tiempo, el cerebro genera nuevos métodos que no son producidos por la imitación.

Evidencia de esto la da el psicólogo Albert Bandura, quien en los años sesenta llevó a cabo experimentos con niños pequeños que observaban cómo Bandura acariciaba a una muñeca de trapo, y le expresaba lo mucho que la amaba.

El psicólogo se retiraba y dejaba a los niños con la muñeca. Mientras tanto, eran grabados por una cámara oculta. Los niños imitaban las caricias y buenos tratos de Bandura, mas al tiempo creaban sus propias frases cariñosas.

Regresaba el psicólogo a la habitación, pero esta vez le gritaba a la muñeca “eres mala”, y luego se retiraba. Al acercarse los niños a la muñeca, le gritaban como lo hizo Bandura, agregando comportamientos que nunca fueron efectuados por el psicólogo, tales como sacudir a la muñeca, arrancarle los ojos, golpear a la muñeca con el puño o lanzarla contra la pared.

Experimentación. La teoría es necesaria en el campo científico, pero esta debe complementarse con la experimentación científica. La teoría se confronta con la evidencia que dan los datos observados, y si la teoría no se corresponde con los datos, debe corregirse.

Antes de emplear una metodología en forma generalizada, debería probarse su efectividad en pequeñas poblaciones estudiantiles, tal como hacen los fabricantes de medicamentos cuando buscan la aprobación sanitaria de un nuevo tratamiento.

Si los pacientes que participan en el experimento de control de calidad mostrasen reacciones secundarias peligrosas, lógicamente el medicamento se retira del mercado en forma inmediata.

La matemática es la base de la ciencia, y esta a su vez es la base de la ingeniería. Cuando países como Singapur, Corea del Sur o Japón decidieron revolucionar toda su estructura productiva y convertirse en potencias mundiales en la manufactura de tecnología de punta, primero adaptaron el sistema educativo al sistema de producción.

Esto significaba que el sistema educativo sería diseñado por un conjunto de educadores, psicopedagogos, sociólogos, ingenieros y economistas, de manera que cada uno expresara desde su perspectiva lo que requería de la matemática.

Los países mencionados han sabido llevar la educación matemática a todos sus habitantes e integrarla también con la educación computacional. En un plazo muy corto; menor a los diez años en algunos casos, sucedió una prodigiosa mejora en las condiciones de vida de toda la población, que no fue producto de la casualidad, sino de un proceso de planificación científica de la educación.

El autor es asesor de matemáticas del MEP.

  • Comparta este artículo
Opinión

Educación matemática y producción económica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota