Opinión

Economía mundial 2013

Actualizado el 25 de julio de 2013 a las 12:01 am

Opinión

Economía mundial 2013

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La recuperación económica mundial ha tardado más de lo esperado, afectando al continente americano y, por ende, a la economía costarricense, la cual refleja esa tendencia. La debilidad de los factores impulsores impide catapultar la economía mundial hacia el crecimiento a corto y medio plazo.

Las recientes estimaciones de crecimiento mundial se revisaron a la baja. Así, en abril pasado fueron de 3,3% para el 2013 y de 4,0% para el 2014. Los datos a julio son 3,1% y 3,8%, en ese orden; esto, según el último informe del Fondo Monetario Internacional.

Tres causas. Al respecto, se apuntan tres causas:

Primero, un menor crecimiento esperado de las economías emergentes, que, por limitaciones infraestructurales, desaprovechan la capacidad instalada, a la par de una menor demanda externa.

Segundo, la Eurozona está aún batiendo barro, con una demanda debilitada, junto con expectativas famélicas, y, para terminarla de hacer, con políticas fiscales enfocadas más en objetivos de profilaxis macroeconómica que de crecimiento económico.

Tercero, la economía estadounidense está desacelerada, porque la contracción del gasto público minó el desempeño del sector privado.

Para las economías emergentes, el riesgo de desaceleración se ha pronunciado, básicamente por mermas en la actividad interna y en la demanda externa, a la par de un menor crecimiento del crédito.

Por eso, en abril pasado, las estimaciones de crecimiento fueron de 3,4% para el 2013 y de 3,9% para el 2014. Los datos a julio son 3,0% y 3,4%, respectivamente.

Tres riesgos. En este marco, se abren tres riesgos relacionados.

Por un lado, el riesgo de reversión de las políticas monetarias. Esto es, en una que va en una que viene, la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el mismo Banco Central de Japón, luego de venir soltando el mecate monetario, lo pueden empezar a arrollar, subiendo tasas y recogiendo liquidez. ¿Cuándo? No sabemos, pero mejor no atenernos y ser prudentes.

Por otro lado está el riesgo cambiario . Si las tasas en tales centros financieros trepan, sus rendimientos relativos mejorarán, implicando una salida de divisas de países receptores hacia esos centros.

Esta salida puede acarrear depreciaciones de monedas locales, salvo que sean compensadas con un buen stock de reservas monetarias y con entradas de inversión extranjera directa.

PUBLICIDAD

Finalmente, el riesgo de sostenibilidad fiscal . Si bien la crisis financiera mundial del 2008 tuvo su epicentro en el ámbito financiero, una de sus réplicas desnudó la insostenibilidad fiscal de no pocos países (el mismo Estados Unidos y sus ceilings , España, Grecia, Portugal, etc.). Pensemos en las sumas destinadas por la Eurozona para suturar hemorragias fiscales.

Pues bien, ¿qué tal si esos recursos se hubiesen aplicado a impulsar la producción? Indudablemente, hoy la economía mundial estaría mejor.

La materialización de este riesgo, según nos parece, explica en buena parte el retardo de la recuperación económica mundial.

Igualmente, para el caso costarricense, cuanto más comprometido esté el balance fiscal, menos se podrá ejecutar contra cíclicamente, o sea, menos se podrá utilizar el gasto público para amortiguar las desaceleraciones de la evolución económica.

Para las autoridades fiscales y legislativas, actuales y próximas, he aquí un tema que se torna irrevocable.

  • Comparta este artículo
Opinión

Economía mundial 2013

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota