Opinión

Dieta política

Actualizado el 07 de enero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Dieta política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“¿De Costa Rica?”, me preguntó la mujer con una expresión de inquietud y admiración mezcladas. “¿Es cierto que allá hay libertad de expresión, de mercado... libertad de todo?”.

Nunca antes dudé ante esta clase de pregunta, pero esta vez tuve que hacerlo. “Libertad de todo por ahora; ¿mañana ?… quién sabe”, pensé.

La personalización de la política por sobre las ideologías se ha convertido en la ruina de muchos países y el nuestro no será la excepción. Que una persona aparezca en cuanta manifestación haya, antes de convertirla en la mejor opción para dirigir a un país, la convierte en una figura mediática.

Sentirse “progre” por defender políticas que han traído miseria a los países sudamericanos (región en la que vivo desde hace años) no tiene sentido. Creerse anticapitalista mientras escribe desde su tablet o teléfono con una manzanita por logo es simplemente absurdo. Percibirse como una persona cool, abanderada de los desposeídos (complejo de Robin Hood), en vez de entender que va a terminar trabajando no para mantener a su familia, sino para darle dinero a los que no hacen nada. Es lamentable.

¿Por qué el capitalismo sigue existiendo? Personalmente, considero que se debe a que aún no se ha desarrollado otro sistema económico mejor. Sin embargo, no podemos negar que el capitalismo le ha permitido a Costa Rica convertirse en un punto de referencia mundial para realizar inversiones, y con ello desarrollo. Aunque, también, hay que recalcar que algunas de las más recientes administraciones se olvidaron de mejorar la calidad de vida del tico y luchar contra la corrupción.

Muchos gobiernos (que poco hicieron y decepcionaron al pueblo) propiciaron que aquel candidato que hablaba bastante y bien, saliera adelante. Esto ya pasó en otros lugares, en países con democracias jóvenes y en pueblos que están acostumbrados al autoritarismo, que llegaron a creer que una figura podía convertirse en un superhéroe de la patria.

Con moderación. ¿Aquel que apoya la izquierda política estará consciente de que Costa Rica es uno de los pocos lugares donde aún se puede desarrollar una pyme? ¿Hay verdadero conocimiento de los costarricenses sobre la realidad de los países del cono sur? ¿Entenderán que es imposible controlar los precios sin que crezca un mercado negro? ¿Han vivido lo que es el cepo a las importaciones? ¿Habrán pasado por la experiencia de ir al supermercado y comprar solo una cantidad limitada de producto por grupo familiar?

PUBLICIDAD

Parece que algunos aún no entienden que votar por “la persona” no funciona. Una cara mediática sirve de poco. Lo que necesitamos es un equipo preparado, serio, comprometido y que sea 100% sincero sobre el rumbo que proyecta para el país .Yo quisiera pensar que finalmente dejamos de ser los “pura vida” y aprendimos a analizar y juzgar el currículo de los candidatos para definir si son adecuados o no.

La política, al fin y al cabo, es humana. Una ciencia de pocos, y una realidad de todos... Ahora que lo pienso, es como la dieta: si se come mucho o se ayuna por completo, eventualmente, nos hará daño. Piénselo, posiblemente antes de irse a los extremos lo que le conviene para vivir bien es ser moderado en la dieta, y en la política.

  • Comparta este artículo
Opinión

Dieta política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota