Opinión

Diamantes para la IPPF

Actualizado el 21 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Dar acceso a la información y servicios de salud a los jóvenes es fundamental

Opinión

Diamantes para la IPPF

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Qué amerita el asociar a la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF, por sus siglas en inglés) con esta piedra de gran valor? Pues como reza la tradición, es el diamante el regalo adecuado en el 60 aniversario y no es para menos, 60 años de trabajo no es tarea fácil.

La IPPF, con 152 asociaciones miembros en todo el mundo y presencia en 172 países, es la organización líder en la defensa y promoción de los derechos sexuales y reproductivos alrededor del globo. Busca, haciendo campaña a favor de la salud y los derechos sexuales y reproductivos a través de la incidencia política y la provisión de servicios, mejorar la calidad de vida de las personas. De acuerdo con su misión, en el 2011 se entregaron cerca de 89 millones de servicios en salud sexual y reproductiva.

Esta labor tiene una fuerte incidencia positiva en el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y en los indicadores mundiales de salud.

Los esfuerzos de la IPPF en pro de la población mundial se articulan por medio de seis oficinas regionales quienes dan asistencia técnica y apoyo en diversas áreas a las asociaciones miembros. América y el Caribe forman parte de la región del hemisferio occidental que acoge a 40 asociaciones. Costa Rica, como parte de esta región, se vincula con la IPPF mediante la Asociación Demográfica Costarricense, organización sin fines de lucro con más de 46 años de trabajar por la defensa y promoción de los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas que viven en el país.

Resulta imperante comprender que toda agenda en derechos sexuales y reproductivos, nacionales o globales, solamente es posible si se incorpora a ella a las/los jóvenes.

Dar acceso a la información, educación integral y servicios de salud amigables con los/las jóvenes es fundamental; sin embargo, esa incorporación no se limita a esto. Las/los jóvenes no debemos ser solo receptores de nuestros derechos, sino protagonistas de ellos.

Esta expectativa nos plantea dos tareas fundamentales: por un lado los adultos deben propiciar los espacios de participación y toma de decisiones a la población joven; por el otro, como jóvenes, debemos tomar nuestro papel activo como constructores y constructoras de nuestro presente y futuro, y como únicas/os dueñas/os de nuestros derechos.

PUBLICIDAD

La recompensa de estos 60 años de trabajo, ese diamante, es sin duda la satisfacción de ver a otros/as jóvenes obteniendo respuestas sinceras y correctas a sus necesidades de información en materia de sexualidad, poder verles abogando y colaborando con más jóvenes por sus derechos.

José Porras Rodríguez, Junta Directiva Asoc. Demográfica Costarricense

  • Comparta este artículo
Opinión

Diamantes para la IPPF

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota