Opinión

Derecho de respuesta: No engañé ni usé una treta

Actualizado el 11 de mayo de 2017 a las 10:00 pm

Opinión

Derecho de respuesta: No engañé ni usé una treta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En relación con las publicaciones de los días 7, 8 y 9 de mayo, tanto en la versión digital como en la versión impresa, tituladas “Municipio avala alza 8 veces mayor a la del Gobierno”, “Sindicato municipal de Pococí engañó a alcaldesa para mantener privilegios” y “Alcaldesa veta aumento salarial en Municipalidad de Pococí”, respectivamente, aclaro que el video de la sesión del 28 de abril anterior del Concejo Municipal de Pococí, incluido en la edición digital de La Nación, fue editado, mutilado, con el claro objetivo de presentar al lector una información sesgada y tendenciosa. Si se iba a incluir el video, debió publicarse en su totalidad, de manera que no se induzca al lector a una interpretación diferente y negativa de mi participación y argumentación en esa sesión.

En el pretítulo de la noticia “Sindicato municipal de Pococí engañó a alcaldesa para mantener privilegios”, se lee: “Líder de gremio en municipio de Pococí confesó treta ante Concejo”, y se indica que oculté cuándo se vencía la convención, por lo que se renovó de forma automática.

El artículo desinforma y daña mi imagen y la de la organización que represento, por cuanto edita la información de esa sesión extraordinaria del Concejo Municipal.

Nunca utilicé los términos “treta” o “engaño”. Esa es la interpretación equivocada que hizo la alcaldesa, evidentemente molesta por lo que consideró una alianza para montarle un show, como lo manifestó al compañero de Junta Directiva Jorge Hogdson.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “treta” es medio astuto y hábil usado para conseguir algo con trampa”.

Este término induce al lector a una interpretación negativa de mi actuación. Ese día, me dirigí a los miembros del sindicato y al Concejo Municipal para explicar por qué no habíamos abordado el tema de los nombramientos y sustituciones de compañeros agremiados que se acogieron a su jubilación en diciembre, quienes fueron sustituidos de manera antojadiza y sin observar el debido proceso por parte de la jerarca y que en ese momento denunciaba y reclamaba el señor Juan Luis Gómez, miembro del Concejo, quien decía a la alcaldesa que eran, lo que denominó “nombramientos políticos”, y reclamaba a nuestro sindicato por no actuar ni denunciar los hechos.

Me pedía a mí que externara mi opinión acerca de los contratos de servicios por gestión y nombramientos en plazas vacantes de manera interina, durante la sesión.

Ante la inconformidad y reclamo de Gómez, rechazo categóricamente haber engañado o usado una treta. No existe trampa ni engaño alguno en nuestro silencio:

1- La alcaldesa nunca, ni por ningún medio, solicitó información acerca del vencimiento de la convención colectiva.

2- Corresponde a sus deberes buscar la información pertinente para el cumplimiento de sus labores.

3- La información es pública, la puede obtener cualquier interesado mediante solicitud escrita al Departamento de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo.

4- Ella conocía que el plazo estaba por vencerse.

5- La jerarca, antes de cumplir un año de labores, tomó vacaciones a partir del 22 de diciembre del 2016, contribuyendo dicho descanso a no obtener la información que tanto le interesaba. El plazo se vencía el 17 de enero del 2017 y nosotros interpretamos, dada la falta de notificación, que no había interés por negociar.

Y ahora, por el compromiso político adquirido, pretende endilgar la responsabilidad y afirma que la engañamos y le ocultamos información.

Nos entristece esta campaña mediática que denigra nuestra imagen, que entorpece el desarrollo de las funciones del gobierno local.

Equivocó la estrategia la señora alcaldesa; olvidó que es la responsable hasta el 2020.

Ese día manifesté: “pudimos advertir que el interés de negociar la convención colectiva no era precisamente para mejorarla”.

Esa es la verdadera razón de nuestro silencio, no como manifiesta el periodista, que fue “para mantener beneficios”.

Omitió el redactor dar seguiguimiento al proceso, pues el día lunes 8 de mayo anterior, a las 6:31 p. m., publicó en la página en Internet el artículo titulado “Alcaldesa veta aumento salarial en Municipalidad de Pococí”, que fue de conocimiento público avanzadas las 10 p. m., pero no informó que dicho veto fue rechazado por el Concejo Municipal y elevado ante el Tribunal Contencioso Administrativo, que personalmente solicité que se vetara el acuerdo, pedí que fuera rechazado y enviara en alzada, que nos sometiéramos al imperio de la ley y acatáramos de manera respetuosa el fallo del juez, como corresponde a una sociedad civilizada y democrática.

Manifesté que “solo los ríos no se devuelven”. Es manifiesta nuestra disposición al diálogo, nuestro compromiso con la institución y, sobre todo, con la ciudadanía que contribuye cumpliendo sus obligaciones y requiere de nuestro servicio.

Franklin Venegas

Secretario del Sindicato Unitario de Trabajadores Municipales de Pococí.

  • Comparta este artículo
Opinión

Derecho de respuesta: No engañé ni usé una treta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota