Opinión

‘Crowdfunding’: gasolina para el empleo y las pymes

Actualizado el 09 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Opinión

‘Crowdfunding’: gasolina para el empleo y las pymes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos años, hemos visto ejemplos de cómo la “financiación en masa”, mejor conocida como crowdfunding , es un instrumento con gran potencial para financiar empréstitos y captar capital.

En Costa Rica, le debemos al cineasta Hernán Jiménez el que estemos conscientes de esta alternativa. Como todos sabemos, él la utilizó para obtener el capital para su película El regreso . Sin embargo, todavía no ha existido una discusión nacional sobre cómo debemos fomentar el aprovechamiento de este instrumento y darle un uso adecuado.

Grosso modo, existen dos tipos de financiación en masa: la no financiera y la financiera. Estamos más acostumbrados a la primera modalidad, en la cual se aporta una suma de dinero a un proyecto, a cambio de algún premio o una preventa de un bien que se vaya a producir. En la segunda modalidad, las transacciones se articulan como un crédito o una adquisición de acciones de una empresa, por lo que se otorga al aportante una recompensa financiera.

Para todos los efectos prácticos, esa segunda modalidad de crowdfunding está prohibida en Costa Rica, tanto en su vertiente de deuda como en la de inversión (compra de acciones). Esto se debe a las disposiciones relativas a la intermediación financiera, estipuladas por la Ley Orgánica del Banco Central, y a la oferta pública de valores, de la Ley Reguladora del Mercado de Valores, pues para ejecutarla es necesario tramitar una serie de autorizaciones de Sugef y Sugeval. Dada la dimensión que presentan usualmente las campañas de crowdfunding , resultaría absolutamente inviable obtener los permisos y cumplir con la normativa propia de los regímenes aplicables a las entidades financieras y bursátiles, que son complejos y costosos. Estos han sido concebidos para regular la operación de bancos y captaciones por empresas que cotizan en la bolsa de valores.

Combate al desempleo. La financiación en masa es, por excelencia, un vehículo de captación de capital para las pequeñas y medianas empresas, pues son las que tienen más problemas de acceso al crédito y otras fuentes de dinero. En momentos como estos, cuando el empleo se ha convertido en un tema nacional de suma importancia, es cuando más deberíamos estar meditando sobre formas para potenciar el surgimiento de nuevas pymes, que generen puestos de trabajo e impulsen nuestra economía.

En los Estados Unidos, desde el 2012 se reconoce el potencial de esta institución, pues con la aprobación del Jumpstart Our Business Startups Act, se permitió y reguló la financiación en masa en su vertiente financiera. No es coincidencia que esto se haya realizado en el marco de un paquete legislativo cuya finalidad es la revitalización de la economía y la creación de empleos.

Los europeos también han dado los primeros pasos. Italia ya cuenta con legislación habilitadora, aun cuando es algo tímida. Por otra parte, España tiene un proyecto de ley muy avanzado en su corriente legislativa para permitir y regular esta actividad. En este caso, también es parte de un paquete para estimular la economía y el trabajo.

Creo que ha llegado el momento de impulsar iniciativas legislativas en nuestro país para permitir y regular la “financiación en masa” en su modalidad financiera. La creación de empleo, y el fortalecimiento de la pequeña y mediana empresa, deben estar siempre entre nuestras prioridades. Debemos reconocer el potencial de este instrumento y darles las herramientas a nuestros emprendedores para impulsar sus proyectos.

El autor es abogado.

  • Comparta este artículo
Opinión

‘Crowdfunding’: gasolina para el empleo y las pymes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota