Opinión

Criterio técnico en el desarrollo de infraestructura

Actualizado el 21 de mayo de 2013 a las 12:00 am

El concurso de anteproyectos para la Asamblea Legislativa fue transparente

Opinión

Criterio técnico en el desarrollo de infraestructura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los años recientes, se ha generado una amplia discusión pública acerca de cuál sería la mejor solución arquitectónica y constructiva para un inmueble representativo de un poder fundamental de nuestra democracia, como la Asamblea Legislativa.

Grupos como la Asociación Costarricense de Profesionales en Arquitectura (Acopra), el Colegio de Arquitectos de Costa Rica (CACR), el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos (CFIA) y la Asociación de Vecinos de Barrio Escalante, participaron, desde el 2010, en foros para analizar el tema, en conjunto con diputados que deseaban impulsar el proyecto.

En el marco de este análisis, en el 2012, el Banco de Costa Rica (BCR) ofreció a la Asamblea Legislativa financiar la construcción de un nuevo edificio que albergue al Congreso de la República, mediante la figura del fideicomiso.

Las dos instituciones decidieron aprovechar las amplias posibilidades que podía ofrecer la realización de un concurso de anteproyecto, en lugar de seguir un proceso de contratación administrativa directo.

Para la asesoría técnica de la realización del concurso de anteproyecto, el Banco de Costa Rica y la Asamblea Legislativa solicitaron primero la cooperación del CACR, como miembro del CFIA.

Posteriormente, se consideró que por la trascendencia del proyecto, era de fundamental importancia la participación multidisciplinaria de las diferentes profesiones que integran el CFIA. Dicha cooperación es parte del cumplimiento de los objetivos que se establecen en la Ley Orgánica del CFIA.

Los requisitos de participación del concurso fueron determinados por el fideicomiso que al efecto estableció el BCR y el dueño del inmueble, la Asamblea Legislativa, con la asesoría técnica del CFIA. Entre los requisitos solicitados se estableció que los participantes formaran equipos multidisciplinarios, los cuales debían contar con integrantes que representaran las diferentes profesiones de ingeniería y la arquitectura.

Lo anterior por cuanto la experiencia en el diseño y construcción de este tipo de proyectos, exige una trayectoria profesional consolidada de los líderes de cada equipo, como lo exigirían obras de gran envergadura y complejidad en cualquier área de trabajo.

Al ser este un concurso de anteproyectos, quedó abierta la posibilidad de que profesionales recién incorporados al mercado laboral participaran con quienes ya tenían una experiencia sustancial en el área de la ingeniería y de la arquitectura.

PUBLICIDAD

La apertura del concurso se anunció en julio del 2012 y, como resultado del concurso, 70 empresas adquirieron el cartel. Algunas de ellas participaron en conjunto para finalmente presentar un total de 23 anteproyectos, que reunían las condiciones necesarias que solicitaba el cartel.

A partir de octubre, con base en las ofertas que cumplieron con los requisitos de admisibilidad, un jurado calificador conformado por 8 profesionales, en ingeniería y en arquitectura, valoró técnicamente las propuestas, para recomendar el proyecto que cumpliera mayormente con los requerimientos técnicos, económicos y legales solicitados por la Asamblea Legislativa. El jurado estuvo integrado por miembros destacados del CFIA y la expertise del arquitecto colombiano Germán Samper como jurado internacional, en una combinación de talento con criterio técnico para determinar cuál anteproyecto era el que cumplía de mejor manera con los objetivos solicitados.

Durante la presentación del anteproyecto ganador, el pasado 31 de enero, el Directorio Legislativo de la Asamblea reconoció que fue un proceso transparente, donde incluso se volvieron a reasignar seudónimos, por parte del Banco de Costa Rica, con el fin de mantener la absoluta confidencialidad y objetividad por parte de los señores miembros del jurado, quienes nunca conocieron los autores de los anteproyectos.

Con la calificación de un 67%, sobre un máximo posible de 70%, el anteproyecto bajo el seudónimo de “Mora” fue el ganador del concurso de anteproyectos para la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

Para el CFIA, fue un honor asesorar por primera vez a la administración central, en un proceso de concurso de anteproyecto, el cual ha sido una valiosa experiencia. En función del desarrollo de propuestas arquitectónicas integrales, este tipo de concursos valoran adecuadamente la identidad de la sociedad a la que se sirve.

Para concluir, es importante destacar que entre los principios éticos del CFIA se debe promover la participación multidisciplinaria en los proyectos, y más aun cuando estos tienen una trascendencia nacional, como es el caso del edificio para el Primer Poder de la República.

Con fundamento técnico para sustentar las decisiones políticas, el país saldrá beneficiado. Para el CFIA y el CACR, Costa Rica merece esta oportunidad y los profesionales en ingeniería y en arquitectura tenemos la responsabilidad de afianzar este criterio.

  • Comparta este artículo
Opinión

Criterio técnico en el desarrollo de infraestructura

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota