Opinión

Costa Rica, ¿cuál es tu esencia?

Actualizado el 04 de abril de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Costa Rica, ¿cuál es tu esencia?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En los últimos meses, en medio de una carrera electoral tan particular y distinta a la de años anteriores, que ha obligado al país a reflexionar, me ha surgido constantemente la pregunta ¿qué es Costa Rica?, especialmente a partir de nuestra nueva marca país “Esencial Costa Rica”.

La pregunta para muchos parece innecesaria, incluso mera retórica, pero lo cierto es que en la coyuntura en la que nos encontramos es fundamental detenernos y meditar sobre cuál es el camino que queremos seguir como país en el futuro. No hablo solamente de partidos políticos, sino de una elección sobre nuestra existencia y convivencia como sociedad.

Si bien hay mucho que resolver en el país, podemos aún recordar adjetivos positivos que caracterizan a Costa Rica como democrática, justa e igualitaria. En términos generales, ese ha sido su perfil, pero lo cierto es que nuestro país ha venido atravesando procesos que impactaron su mismo núcleo, su equilibrio.

¿Seguirá siendo, Costa Rica, esa sociedad generosa que se ha construido colectivamente; o preferirá un enfoque individualista, donde lo importante sea la suma de las cifras de quienes están bien o mal? La justicia social de la que tanto nos preciamos y el desarrollo como país que tanto buscamos no pueden basarse solo en una idea de agregados, de números sin rostro.

Es cierto que el capital, el comercio y la inversión son elementos fundamentales para el crecimiento económico de un país y la consolidación de activos que le permitan avanzar en sus acciones para el bienestar general. Sin embargo, es preocupante ver cómo una importante proporción de los esfuerzos de los costarricenses, individual y socialmente, solo se han concentrado en los números y el dinero y que se haya perdido la atención sobre el significado del ser humano como tal.

Acuerdos y bienestar. Estoy segura de que nuestro país sigue siendo la sociedad de los grandes acuerdos, donde se coincide en cuanto a ideas y se debate menos sobre ideologías cuadradas, acercándose a ser una democracia efectivamente más madura. Pero, los grandes acuerdos, ese resultado de fuerzas centrípetas, solamente se pueden alcanzar cuando se tiene en cuenta a las personas, una a una, no solo a quienes son privilegiados, sino especialmente a quienes se encuentran en condiciones más desfavorecidas.

No se trata, sin embargo, de un abordaje de caridad o del concepto de “pobrecito”: más bien de la implementación de políticas públicas que tengan en cuenta las características de cada grupo y faciliten herramientas para el impulso social de cada persona y de cada comunidad, cubriendo todo el territorio nacional. Este es el significado real de los derechos humanos, concepto por el que se nos ha se nos ha reconocido.

Coincido en que la esencia de una sociedad no puede ser químicamente pura, es un compuesto de muchas sustancias, pero solamente conociendo y reconociendo cada sustancia es posible que el compuesto sea balanceado y exitoso en cuanto a sus efectos.

Costa Rica es una sociedad admirable, inteligente, donde debe imperar el respeto y el diálogo sin menosprecio y subestimación. Su esencia es una de múltiples etnicidades, grupos y personas diversas, comunidades de diferentes niveles sociales, con individuos de talentos especiales, de personas que discrepan, pero que pueden entenderse y hablar el mismo idioma “tico”.

Costa Rica es una sociedad conformada en su totalidad por gente luchadora, con ansias de un país mejor, personas todas que, a veces en silencio, trabajan fuerte, construyendo un mismo destino.

  • Comparta este artículo
Opinión

Costa Rica, ¿cuál es tu esencia?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota