Opinión

Construir sobre consensos una GAM competitiva

Actualizado el 25 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Construir sobre consensos una GAM competitiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luego de 32 años de vigencia del Plan GAM 82 –y después de aportes al desarrollo urbano–, la dinámica envolvente de su crecimiento acelerado, el aumento de la flota vehicular, las variaciones en las dinámicas productivas y todas las presiones adicionales de la extensión de los centros urbanos han llevado a la necesidad imperiosa de actualizarlo para que responda justamente a estas nuevas realidades.

Un punto de partida obligado consiste en reconocer que la actualización de dicho plan se constituye en una necesidad nacional. No es posible que los principales núcleos urbanos del país carezcan de una adecuada planificación. Esto, llevado a su mayor simplificación, supone un costo económico muy importante, tanto en lo que refiere a las disfuncionalidades que se producen en nuestras ciudades, como a la pérdida de competitividad a la que evidentemente conduce este fenómeno.

Ciudades modernas. Urge, en ese sentido, desarrollar la Gran Área Metropolitana y sus ciudades como centros urbanos modernos, sostenibles, equitativos y accesibles. Por ello, el Plan GAM es, en esencia, una definición de la Costa Rica que queremos y la forma en que vamos a convivir. Implica la definición de las grandes directrices territoriales y, a partir de eso, de lo que se puede hacer o se debe evitar hacer.

El camino para la construcción de este plan se inició en el 2004, con el proyecto Prugam, siguió en el 2010 con el Potgam y, luego de un debate acerca de ambas herramientas, el Gobierno decidió impulsar un esfuerzo final por consolidar la actualización de la GAM, para lo cual reactivó el Consejo Nacional de Planificación Urbana y la Secretaría Técnica del Plan Nacional de Desarrollo Urbano.

Además, asignó dicha secretaría al Instituto Tecnológico de Costa Rica, a través de un convenio, para que, en un proceso técnico, científico y objetivo, se trabaje desde los procesos de debate y consulta ya adelantados, y desde el análisis de los documentos elaborados, a fin de construir un producto final que rescate lo mejor de ambos procesos.

Información. Adicionalmente, a esta oportunidad se une la coyuntura de contar con información desarrollada y oficializada en el último año: el Censo 2011, la Estrategia Nacional de Cambio Climático, con su plan de acción, el Plan Nacional de Transporte, oficializado el 15 de julio, la Política Nacional de Ordenamiento Territorial y la Política Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos, cercana a su oficialización.

PUBLICIDAD

Considerando todo esto, estamos frente a una oportunidad importante de dar el paso final y contar con una nueva herramienta de planificación para la GAM, con un enfoque más estratégico que normativo, más enfocado a la gestión y a los procesos de ejecución que a los conceptos en sí mismos.

No hay justificación para que no seamos capaces de escucharnos, ponernos de acuerdo y establecer un conjunto de reglas básicas sobre cómo debe ser nuestro desarrollo urbano.

Amplia consulta. A la fecha, se ha efectuado la consulta a todas las instituciones del Gobierno que desarrollan proyectos de carácter estratégico para la Gran Área Metropolitana, se han realizado talleres con todos los municipios de la GAM, cubriendo hasta ahora al 75% de ella, y se han realizado talleres sectoriales con los diferentes actores interesados.

La premisa del proceso ha sido partir de lo que ya tiene consenso y, por lo tanto, avanzar tomando en cuenta que hay un porcentaje mayoritario de temas que no tienen cuestionamientos, e ir resolviendo los disensos sobre la base de un interés común de carácter nacional: el bienestar de los habitantes del casco metropolitano.

Es así como hemos avanzado en establecer la existencia de un alto nivel de acuerdo en la idea de una red de ciudades compactas con menor huella ecológica, con mejor y más eficiente uso de los recursos, donde el transporte público y el espacio público tengan prioridad, recuperemos las áreas centrales de nuestras ciudades y podamos facilitar así la protección de la frontera agrícola y el paisaje de nuestras montañas, y donde exista una adecuada gestión del riesgo.

La Gran Área Metropolitana necesita progresar. El Plan GAM 2013 brindará una primera plataforma de actualización sobre la cual avanzar, y existe la posibilidad de complementar y ampliar el ámbito de la herramienta en conjunto con los planes reguladores.

Rutas de acción. La propuesta contempla fichas operativas que hacen énfasis en definir rutas de acción, establece mecanismos para una gobernanza ágil, monitoreo de los avances, propuesta de fortalecimiento entre municipios, según las fortalezas identificadas en el Índice de Gestión Municipal de la Contraloría General de la República, y, finalmente, plantea un esquema de financiamiento.

PUBLICIDAD

Es importante indicar que los documentos del Plan estarán en consulta pública desde el 15 de octubre en la página web del Mivah: www.mivah.go.cr

El desarrollo notable y rápido de ciudades como Bogotá, Guayaquil, Medellín, Curitiba, Quito e, incluso, la misma Ciudad de Guatemala, se ha dado en función de tres elementos: acuerdo sobre lo fundamental, fortalecimiento de la gestión y cooperación público-privada.

No se puede avanzar sin tener un norte y una visión compartida, y tampoco, si no se sabe cómo llegar a ella.

Esos son los dos principales retos del Plan GAM 2013.

  • Comparta este artículo
Opinión

Construir sobre consensos una GAM competitiva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota