Opinión

Consejos al Poder Ejecutivo

Actualizado el 21 de abril de 2013 a las 12:00 am

Soluciones hay: debe haber voluntad y capacidad pronta para las decisiones correctas.

Opinión

Consejos al Poder Ejecutivo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La actual situación política y social del país no le conviene a nadie. Es necesario que la Presidencia de la República se reposicione, a fin de superar la presente coyuntura caracterizada por la crispación social y el debilitamiento político e institucional del Gobierno de la República.

Por ello, con respeto ciudadano y con ánimo de contribuir a resolver el conflicto social e institucional generado por la firma y refrendo del contrato entre el Gobierno y la empresa OAS para concesionar la carretera entre San José y San Ramón, expongo mis ideas y posibles soluciones.

El Gobierno, con el concurso de los abogados del Estado, debe proceder a anularlo por lesividad o en su defecto a rescindirlo de manera unilateral. Hay razones de fondo para estimar que este contrato no debe ejecutarse, sin ignorar, desde luego, la inviabilidad política que ya lo afecta.

Algunas razones para anular o rescindir el contrato:

k1. El contrato original fracasó desde hace varios años cuando Autopistas del Valle no lo cumplió y en esa circunstancia lo que debió hacer la Administración era, mediante el procedimiento administrativo previsto en la ley, declarar su incumplimiento y aplicar al incumpliente las multas respectivas. Sin embargo, la Administración admitió y la Contraloría refrendó la cesión de un contrato que terminó con un contenido distinto del original después de estar paralizado por 8 años.

k2. Resultado de esa renegociación ahora el costo financiero de esta concesión se establece a precios injustificablemente altos en relación con los precios del dinero en el presente. Naturalmente, eso se transfiere a los usuarios mediante el cobro de peajes cuyas tarifas son socialmente inaceptables.

k3. Estimaciones independientes sobre lo que debería considerarse un porcentaje de utilidad razonable por los riegos de invertir casi $600 millones de dólares en la construcción de las obras señalan que dicho porcentaje excede en demasía lo que podría considerarse una utilidad razonable y, en consecuencia, ese exceso pesa en el monto de los peajes.

k4. Sumado a lo anterior, es impropio concesionar esta carretera por un plazo de 30 años, cuando es evidente que mucho antes de la mitad de este plazo la vía estará nuevamente colapsada y necesitada de nuevas inversiones. El precio de esas obras futuras no debe, jamás, pactarse por contrato desde ahora.

PUBLICIDAD

k5. Igual hay que prever que en un plazo no muy distante será necesario establecer un nuevo servicio de transporte de pasajeros por ferrocarril entre Alajuela y San José, cuya operación sería objeto de un reclamo por parte del concesionario aduciendo una alteración del equilibrio financiero.

k6. Lo anterior supone que, en un relativo corto plazo, de continuarse con el contrato sería necesario elevar el precio de las tarifas para compensar el impacto de las nuevas inversiones y la pérdida de flujo vehicular en la zona San José Alajuela.

Construir el proyecto: Pero lo que es cierto es que el proyecto debe construirse con diseños geométricos revisados para que el tramo entre Manolos y San Ramón se construya con 4 carriles, dos por sentido y el tramo de la Autopista General Cañas a 8 carriles, cuatro por sentido Afortunadamente el Gobierno tiene alternativas. Sugiero que el Gobierno decida construir la obra con una mezcla de recursos propios y crédito externo. En el mercado financiero actual es posible obtener crédito suficiente, a bajo precio y tasa fija por un período de unos 20 años.

Estoy seguro de que ese precio del crédito será, en todo caso, mucho menor al 14,66% anual que se establece en contrato con OAS. La construcción y supervisión de las obras se someterían a licitación pública transparente y el crédito se pagaría mediante el cobro de un peaje de monto razonable y sostenible desde el punto de vista de la economía familiar. Estoy seguro de que la Asamblea Legislativa dará su aprobación a un crédito para este proyecto en un plazo muy corto.

Peajes a menos de la mitad. Con una tasa de descuento mucho menor a ese 14,66%, sin la necesidad de que los costarricenses tengamos que pagar una tasa de utilidad de tipo financiero al constructor de la obra, evitando que se tenga que pagar un impuesto sobre la renta tan elevado como el estimado por el concesionario en $20 millones de dólares anuales a valor presente y con una rigurosa y actualizada estimación del flujo vehicular a lo largo del tiempo, podría estimarse que los peajes serían menos de la mitad del precio de los establecidos para OAS, aun cuando la obra sea de mucho mayor alcance que la prevista en ese contrato.

PUBLICIDAD

Una vez concluida la obra, el Ejecutivo tendría la posibilidad de contratar su administración y mantenimiento ya que, en el peaje se incluiría una suma similar –$12 millones anuales a valor presente– a la que se asigna a OAS en el contrato para estos efectos. De manera que tampoco habría problema con la preservación de la obra a lo largo del tiempo.

El movimiento se demuestra andando. Le sugiero respetuosamente a la señora presidenta que, simultáneamente con la anulación o rescisión del contrato e inicio de las gestiones para la obtención de un crédito, se puede avanzar con la construcción de partes de la obra con recursos propios o de créditos ya adquiridos con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para lo cual se sugiere lo siguiente:

k1. Presentar un proyecto de ley ante la Asamblea Legislativa para aumentar la tasa de los peajes actuales de forma transitoria llevándolos a 200 colones por sentido en la entrada de Alajuela y a 300 colones en cada sentido en la estación de Naranjo.

En esa ley se dispondrá que estos dineros se destinen, exclusivamente, para ayudar con el financiamiento de obras del nuevo proyecto y se autorizaría al Poder Ejecutivo a suspender su cobro en el momento en que las nuevas estaciones de peaje se pongan en servicio. Esto permitirá la contribución al proyecto de los usuarios de esta importante vía.

k2. Concluir la construcción del tramo entre el Aeropuerto y la intersección de Manolos, ajustando los trabajos a los diseños de la concesión. Licitar la construcción de las intersecciones del Aeropuerto y la de Manolos para que el tramo quede completo.

k3. Licitar el arreglo y la ampliación del puente sobre el río Virilla –el de la platina– por la urgencia de atacar el mal estado de esta estructura.

Soluciones hay, espero que también haya voluntad y capacidad pronta de tomar las decisiones correctas.

  • Comparta este artículo
Opinión

Consejos al Poder Ejecutivo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota