Opinión

Conozcamos mejor a la OCDE

Actualizado el 15 de mayo de 2016 a las 12:00 am

Costa Rica consiguió una de las invitaciones internacionales más apetecidas

Opinión

Conozcamos mejor a la OCDE

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Costa Rica ha decidido hacer una inversión en su futuro y prepararse mejor para este. A través de un proceso de aproximaciones sucesivas, consiguió una de las invitaciones internacionales más apetecidas: unirse a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una organización de participación voluntaria, diseñada y operada de forma innovadora.

Su visión, firmemente sustentada en la promoción de los principios y los valores occidentales de respeto y promoción de la libertad y los derechos humanos, de libre empresa y mercado, de desarrollo inclusivo y sostenible, de democracia participativa y Estado de derecho, se pone en funcionamiento a través de una misión y una agenda construidas de forma sistémica.

Sobre una poderosa mezcla de mecanismos de derecho internacional público ha consolidado un conjunto sistémico de normas, estándares y mejores prácticas, algunas de acatamiento obligatorio y otras de cumplimiento voluntario, tanto para la gobernanza del Estado como del mercado.

En ambos casos, la OCDE busca por igual tres supraobjetivos: eficiencia (máximo aprovechamiento de los recursos escasos); eficacia (logro de la mayor cantidad y calidad de metas en procura –como decía don Pepe– del bienestar del mayor número); y transparencia (rindiendo cuentas sobre qué, para qué, cómo y para quién operan el Estado y el mercado).

Cada miembro tiene un voto y los mismos deberes y derechos. Cuenta entre sus integrantes a los países más desarrollados.

La contribución, participación y aporte de recursos económicos y humanos se da en la medida de la condición y capacidad de cada miembro. Cada parte paga una cuota calculada mediante una fórmula progresiva. En lo humano, los méritos, la voluntad y el expertise de cada miembro determina su aporte. Así, en materias como gestión del ambiente, generación de energía eléctrica de fuentes limpias, instituciones democráticas, protección social, comercio e inversión, por ejemplo, los méritos de Costa Rica son ampliamente reconocidos y, por ello, su contribución debe ser más que proporcional a nuestra escala o aporte económico.

En grupo. La OCDE tiene una Secretaría General que la dirige y coordina con los países miembros. Sigue el método científico –métrica de línea base, evidencia empírica, ensayo y error, medición y evaluación constante de resultados para recalibrar objetivos, decisiones y acciones –y la gestión de múltiples partes: gobiernos, academia, sociedad civil y empresarial–.

Opera bajo el modelo de “pares”. Esa forma de organización del trabajo donde grupos de expertos temáticos laboran en equipo, comparten conocimiento, se retan, apoyan, evalúan y compiten para obtener los mayores resultados posibles.

Esa es la forma de trabajo con la que se acometen los mayores proyectos de la humanidad, por ejemplo la exploración espacial, el cambio climático, el envejecimiento de nuestra especie o la ruptura de la dependencia de los combustibles fósiles.

Esos mismos modelos colaborativos se usan para ayudar a solucionar los problemas de sus miembros. Esos apoyos se materializan en estudios, revisiones técnicas de pares, planes de acción y acompañamiento en los procesos para superar los problemas detectados.

La OCDE procura contribuir con sus miembros y con países no miembros, con el ideal de un mundo mejor. Se esfuerza por poner al servicio de la política de forma estructurada y sistematizada conocimiento interdisciplinario generado por las ciencias exactas, las económicas, las sociales y otras.

Por su enorme potencial para apoyar el desarrollo de Costa Rica, les invito a conocer mejor la OCDE.

El autor es ministro de Comercio Exterior y coordinador del proceso de adhesión de Costa Rica a OCDE.

  • Comparta este artículo
Opinión

Conozcamos mejor a la OCDE

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota