Opinión

Sobre la Clásica Sol y Arena 2013

Actualizado el 20 de marzo de 2013 a las 12:00 am

No se puede dejar a los atletas sin protección y en la más completa indefensión

Opinión

Sobre la Clásica Sol y Arena 2013

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Este sábado se corre, una vez más, la Clásica Sol y Arena 2013, una de las competencias más hermosas por el número de atletas participantes, la cantidad de turistas que asisten a observar la competencia y su singular escenario: Puntarenas.

La Sol y Arena, de acuerdo con los especialistas en educación física, es una de las carreras más complejas y más difíciles de correr por varias razones, entre ellas, la humedad de la arena, la inclinación de la playa, la temperatura y los cerca de 8.000 competidores que asisten a cada edición.

Sin embargo, a pesar de esas situaciones que la hacen una competencia diferente a las que tradicionalmente se realizan en el país, llama la atención que en la hoja de inscripción viene una nota en letra pequeña sobre “liberación de responsabilidad” a organizadores y patrocinadores, donde quien firma la inscripción renuncia a todos los derechos y reclamos por daños que pueda sufrir durante la participación en el citado evento.

Cabe preguntarse, entonces: ¿Cuál es la responsabilidad que asumen los organizadores y patrocinadores? ¿Quién se hace cargo de las lesiones que puedan sufrir los participantes? ¿Qué institución privada o pública asume el costo de la atención médica ante cualquier eventualidad? ¿Cuál es la póliza y de qué monto es la que protege a los participantes en esta multitudinaria competencia?

Estas preguntas deben tener respuesta tanto en esta carrera, como en todas las competencias que, sábado a sábado, domingo a domingo, se realizan en nuestro medio, especialmente en una coyuntura donde, cada vez más, el atletismo toma fuerza.

No pueden, bajo ningún concepto, los organizadores y patrocinadores liberarse de tal responsabilidad.

La Federación Costarricense de Atletismo (Fecoa), el Instituto Costarricense del Deporte (Icoder) y el Ministerio de Salud tienen el deber de vigilar estas cosas pues no es justo que los atletas que genuina y disciplinadamente se preparan para participar en estos eventos y quienes además pagan, se dejen sin ninguna protección y en la más completa indefensión.

Parte del dinero de la inscripción que se le cobra a cada participante debe servir para la suscripción de una póliza que proteja a los atletas y no solamente para llenar los bolsillos de empresas o personas, que además ganan con los patrocinios y los derechos de transmisión.

  • Comparta este artículo
Opinión

Sobre la Clásica Sol y Arena 2013

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota