Opinión

Citaciones en ciencia

Actualizado el 03 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Opinión

Citaciones en ciencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con gran sorpresa, recientemente encontré dos referencias a una ponencia que presenté en un congreso internacional celebrado en París, Francia, hace cuatro años. El título de la ponencia es “Life and Death of Organizations: our crisis viewed from a space-time perspective” (“Vida y muerte de organizaciones: nuestra crisis vista desde una perspectiva de espacio y tiempo”). Y lo que más llama la atención es que las referencias fueron hechas separadamente por dos prestigiosas organizaciones de científicos sociales: The Modern Language Association (MLA), con más de 30.000 miembros en más de 100 países, y The American Physchological Association (APA), que registra 137.000.

Cada referencia es un resumen limitado a destacar del estilo del artículo. Es decir, las autoridades de MLA y APA evitan juicios sobre contenidos, los cuales reservan total y completamente a sus miembros. Solo mencionan criterios de forma que han acumulado por más de 125 años, para que cada científico reconozca las contribuciones de otros al conocimiento de la materia en consideración. Ellos reflejan conceptos sobre la mutua sostenibilidad que deben tener la estructura y el desarrollo de conocimientos que generan los científicos en el espacio y el tiempo, dando prioridad a aspectos éticos por encima de contenidos teóricos y prácticos.

Al encontrarme con las referencias de esas prestigiosas organizaciones (MLA y APA) a mi ponencia, no esperaba que tratarían solamente citaciones (que hacen los científicos, unos de otros), sin dar atención a ciertos aspectos o temas ciertamente novedosos del artículo.

La vanidad personal me indujo a creer, equivocadamente, que darían algún tipo de reconocimiento sobre el fondo del estudio, pero no fue así. Entonces, después de informarme sobre los objetivos y prácticas de ambas organizaciones, que fueron fundadas en el siglo XIX, llegué a la siguiente conclusión:

La MLA y la APA simplemente ofrecen un resumen de la obra para que todos sus asociados la conozcan y valoren independientemente las citaciones hechas en ella. Las referencias son, ni más ni menos, oportunidades –¡valiosas oportunidades!– para que un investigador plantee sus ideas ante sus colegas científicos sociales a través del mundo entero.

En otras palabras, proveen una plataforma y coyunturas para que el investigador defienda la calidad y credibilidad de su obra ante la mayor cantidad posible de pares.

PUBLICIDAD

Las citaciones permiten revisar, verificar o cuestionar la continuidad, así como la discontinuidad, de las ideas de cualquier obra respecto al contexto actual e histórico del quehacer científico. Proveen oportunidades , momentos u ocasiones para que esos pares conozcan y reflexionen personalmente sobre una determinada obra y la valoren directamente.

Dichas asociaciones –en sí y como tales– ni respaldan, ni mediatizan, ni reprueban las obras. Cualquier reconocimiento, para tales efectos, se derivaría de la dinámica permanente, abierta y de largo plazo, entre todos los científicos y cada uno: no intervienen medios controlados por pequeños grupos con intereses inmediatos, limitados, parciales y cerrados, como “departamentos”, “institutos” o “centros” de universidades y “revistas profesionales”, que representan puntos de vista institucionales e intereses o prácticas gremiales de alcance inmediato y pasajero.

Así, la MLA y la APA proclaman el lapidario principio formulado por Willard van Orman Quine (1908-2000), el conocido filósofo norteamericano de la ciencia, respecto a que “en la ciencia nada es permanente, todo es cuestionable”.

Esa política es importante –diríase indispensable– para el desarrollo de la ciencia, porque la libera de ciertos condicionamientos y ataduras derivados de estructuras que nada tienen que ver con el conocimiento libre y riguroso, que posibilita la moderna tecnología de comunicación masiva, instantánea y actualizada.

Esto es maravilloso y ha sido recibido con beneplácito por la gran mayoría de científicos ante experiencias y razones como las siguientes: los directores de medios –revistas académicas, boletines profesionales y similares– pueden rechazar artículos basados en criterios arbitrarios, extracientíficos y hasta anticientíficos, encubiertos o admitidos por prejuicios culturales, geográficos, etnocéntricos, ideológicos y gremiales, los cuales interfieren, frenan e, inclusive, bloquean o se oponen al flujo libre de conocimientos científicos.

Lo anterior suele perjudicar principalmente a los científicos de las “periferias” conceptuales, paradigmáticas y lingüísticas, como los de países juzgados “menos o poco avanzados”.

¡Gracias , MLA y APA!

Confío en que los científicos costarricenses aprendamos a aprovechar, más y más, esas oportunidades para todos.

  • Comparta este artículo
Opinión

Citaciones en ciencia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota