Opinión

Ciencia, tecnología e innovación

Actualizado el 27 de julio de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Ciencia, tecnología e innovación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Para dicha de todos, temas como la salud, educación, seguridad e infraestructura seguirán siendo ejes fundamentales de las propuestas de gobierno de quienes aspiren a la presidencia de la República. Sin embargo, y a la luz del acontecer mundial, resulta preponderante profundizar en la atención y asignación de los recursos necesarios para extender el impacto de la ciencia, la tecnología y la innovación, con el fin de una mejora sustantiva en la competividad, producción y calidad de vida.

Sabemos que Costa Rica ha venido evolucionando en el uso y producción de tecnología en las más diversas áreas. Por ejemplo, en el área de tecnologías de información y comunicación hemos mejorado nuestra posición internacional, pasando del puesto 58 al 53 en el índice Networked Readiness 2013 del Reporte Global de Tecnologías de Información, publicado por el Foro Económico Mundial.

Tenemos insumos de alto valor relacionados con planes y estrategias que se han propuesto para el desarrollo científico y tecnológico. Solo para mencionar algunos: “Estrategia del Siglo XXI”, “Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación” y “Costa Rica Verde e Inteligente 2.0”. Indiscutiblemente, sabemos qué hacer y sabemos la necesidad de hacerlo, pero podríamos potenciar lo que estamos haciendo

Con estos antecedentes, no es atrevido pensar que la tecnología complementada con la ciencia son las herramientas necesarias para impulsar un modelo productivo innovador e inclusivo, cuya esencia radique en el fomento de la investigación y desarrollo para el emprendedurismo sustentado en la creatividad y el conocimiento.

Factores de éxito. Como factores críticos de éxito dentro de este paradigma, en el que el conocimiento ha transformado los modelos productivos y económicos de bienes y servicios, están los siguientes:

1. Fortalecer el talento humano desde dos perspectivas. Primero, adaptando los programas y contenidos curriculares, de modo que se estimule el emprendedurismo científico y tecnológico innovador desde edades tempranas. Paralelamente, promover condiciones laborales adecuadas, que disminuyan la migración de profesionales con alta formación científica y tecnológica.

2. Habilitar fuentes de financiamiento para la investigación y desarrollo. No es factible estimular la innovación, si se restringe el crédito.

3. Aprovechar el aporte que brindan las telecomunicaciones tanto en el plano educativo como productivo, invirtiendo los recursos de Fonatel en la disminución de la brecha digital.

PUBLICIDAD

Hay que reforzar las políticas públicas mediante acciones concretas y dotadas de recursos suficientes, que nos conduzcan a que la investigación y desarrollo para la innovación sean visualizados como inversión de un proyecto país, con objetivos medibles y cuantificables en términos de producción, mejoramiento de condiciones de calidad de vida de las personas y competividad nacional.

Los aspirantes a la presidencia de la República deberían presentar sus propuestas programáticas relacionadas con el tema, y, además, estructurar y operar un planteamiento a largo plazo, aprovechando el camino recorrido, ejecutando una estrategia inclusiva y con los recursos necesarios, pero, sobre todo, reafirmando un compromiso que esté basado en el convencimiento de que la ciencia, la tecnología y la innovación son las herramientas para convertir a Costa Rica en un país competitivamente diferenciado en la producción de conocimiento.

  • Comparta este artículo
Opinión

Ciencia, tecnología e innovación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota