Opinión

Centenario del Palacio de la Paz

Actualizado el 30 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Opinión

Centenario del Palacio de la Paz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En estos días se celebra el centenario del Palacio de la Paz en los Países Bajos (mejor conocido como Holanda). Para el inicio de las celebraciones, se han reunido en La Haya, el Rey de los Países Bajos, Su Majestad Willem-Alexander, el Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. Ban Ki-moon, y otros distinguidos invitados de todas partes del mundo.

El Palacio de Paz me abrió sus puertas cuando era estudiante. En aquel entonces tuve la oportunidad de hacer parte de mi investigación en su biblioteca. Sin duda alguna, la grandeza del edificio me impresionaba mucho. Me impactó aún más el darme cuenta de la importancia de este sitio en la historia y el futuro del derecho internacional, así como la resolución pacífica de conflictos.

Mientras celebramos en este mes los 100 años del Palacio de la Paz, se trata de una muy agradable coincidencia que, años más tarde, me encuentro en otra ciudad de la paz; esta vez como embajadora del Reino de los Países Bajos en Costa Rica. Esto podría no ser una casualidad en absoluto, ya que Costa Rica y Holanda comparten muchos de los valores e ideales que representa el Palacio de la Paz.

Construido después de la primera Conferencia de Paz de La Haya de 1899, el edificio estaba destinado a ser la sede permanente de la entonces recién fundada Corte de Arbitraje: el primer tribunal internacional concebido para resolver pacíficamente las controversias entre países. En una era de creciente militarización de los Estados, la construcción de un Palacio de la Paz significó una importante victoria para el “movimiento global por la paz”.

A la Corte Internacional de Arbitraje más tarde se le uniría la Corte Internacional de Justicia, la Academia de La Haya de Derecho Internacional, la biblioteca del Palacio de la Paz y la Fundación Carnegie, que hicieron del Palacio un verdadero hogar para la paz internacional. Desde su fundación hasta hoy, la Corte Internacional de Justicia ha tratado más de 135 casos de controversias entre países y más de 20 opiniones consultivas de todo el mundo. Por su parte, la Corte de Arbitraje ha tratado más de 65 casos.

PUBLICIDAD

Derecho internacional. Los últimos 100 años han visto una enorme expansión del desarrollo e implementación del derecho internacional. A pesar de que este periodo ha sido testigo de las guerras más crueles de la historia, también la humanidad ha logrado grandes avances para evitar la guerra y resolver los conflictos mediante el derecho internacional y los medios diplomáticos. Según las palabras de Ban Ki-moon: “Las cortes y tribunales en La Haya son indispensables para cumplir el espíritu de la Carta de la ONU y la Declaración Universal de Derechos Humanos”.

Con este aniversario, también celebramos 100 años de la ciudad de La Haya, considerada mundialmente como la capital de la paz y la justicia. Esto es algo de lo que estamos muy orgullosos y que armoniza con el énfasis que ponen los Países Bajos en el fomento de la paz, la justicia y los derechos humanos como valores fundamentales de nuestra política exterior.

Este es uno de los vínculos que une a los Países Bajos y Costa Rica. Somos dos naciones que tienen muchas cosas en común: por ejemplo, compartimos grandes ambiciones en la promoción de la paz, la justicia y la seguridad humana. Al albergar la sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Universidad de las Naciones Unidas para la Paz, San José con toda razón puede llamarse una ciudad de la paz.

Al igual que los Países Bajos, Costa Rica no solo acoge las instituciones internacionales que promueven la justicia y la paz, sino que también impulsa activamente estos temas a través de su política exterior e interior. La abolición del ejército en Costa Rica en 1948 y la inversión en seguridad social y educación son buenos ejemplos del compromiso de este país en la solución de los conflictos por medios pacíficos. Además, se destaca la propuesta por parte de Costa Rica –y otros– de un tratado internacional para regular el comercio de armas.

Paz y seguridad. Tanto Holanda como Costa Rica consideran la paz y la seguridad no solo como la ausencia de guerra, sino que practican un enfoque más holístico, en el que la seguridad humana, el desarrollo sostenible y la justicia juegan un papel igualmente importante. Este enfoque es también característico de nuestro Programa para Centroamérica, en el cual los Países Bajos proponen fortalecer el respeto por los derechos humanos, el acceso a la justicia y la seguridad humana. Para lograr estos objetivos, trabajamos en estrecha colaboración con los Gobiernos, organizaciones no gubernamentales y el sector privado en todos los países del Istmo.

PUBLICIDAD

Este centenario del Palacio de la Paz es una oportunidad especial para fortalecer, aún más, los lazos entre Costa Rica y los Países Bajos en las áreas de la paz y justicia, y promover estos temas cruciales tanto en esta región como en el mundo.

  • Comparta este artículo
Opinión

Centenario del Palacio de la Paz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota