Opinión

El Día del Clima de la Unión Europea

Actualizado el 18 de junio de 2015 a las 12:00 am

Opinión

El Día del Clima de la Unión Europea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Unión Europea y sus Estados miembros celebraron ayer el Día del Clima de la UE. La fecha no debe verse solamente como un acontecimiento europeo, debería ser global, con más razón en Costa Rica, cuya sólida política climática está a la vanguardia.

La fecha nos recuerda que la lucha contra el cambio climático es una cuestión de responsabilidad y solidaridad internacionales; de prosperidad y seguridad sostenibles a largo plazo.

Los expertos consideran imprescindible limitar el calentamiento global a menos de 2° C para evitar las consecuencias más graves del cambio climático. Ya hemos emitido más de la mitad del dióxido de carbono total que nos permitiría alcanzar esta meta, pero todavía es posible mantener el límite máximo, tal como se desprende del quinto informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Un acuerdo viable y jurídicamente vinculante para todos los países en el 2015 puede ser nuestra última oportunidad.

La XXI Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21), que se llevará a cabo a finales de este año en París y entrará en vigor en el 2020, se apoyará en cuatro pilares: un acuerdo universal, ambicioso y vinculante, las contribuciones nacionales, la financiación y la agenda de soluciones.

Los dos retos serán la conclusión de un acuerdo amplio y jurídicamente vinculante con la participación de todos los Estados durante la COP21 y la necesidad de abordar causas y consecuencias del cambio climático, sobre todo en lo referente a medidas de reducción más ambiciosas antes del 2020.

Meta de mitigación. La UE desempeña un papel precursor y reducirá sus propias emisiones hasta el 2030 en un 40% como mínimo en relación con el nivel de 1990.

A escala mundial, es primordial que todos los países –especialmente las grandes economías– presenten sus objetivos climáticos nacionales o INDC (por sus siglas en inglés) en los plazos establecidos para así mostrar su compromiso e inspirar a otros Estados a actuar.

Todos los actores, tanto públicos como privados y de la sociedad civil, deben trabajar en estrecha colaboración para construir una amplia alianza y lograr la ambiciosa acción global de mitigación.

Entre los hitos que queremos lograr antes de París se encuentran la presentación a tiempo de INDC, con suficientes informaciones anticipadas para garantizar que todas las contribuciones sean cuantificables, transparentes y justas, y el seguir abogando por la financiación en materia climática, para movilizar hasta el 2020 los $100.000 millones comprometidos en el Fondo Verde para el Clima. Esto nos interesa también porque los Estados miembros de la UE se encuentran entre los primeros grandes contribuyentes al fondo.

La UE se ha comprometido, además, a incrementar el porcentaje de las energías renovables al 27% de la matriz energética y a aumentar en un 30% la eficiencia energética hasta el año 2030.

El número de empleos en el “sector económico verde” (bienes y servicios ecológicos) de la UE aumentó de 3 millones a 4,2 millones entre el 2002 y el 2011 y ahora es uno de los mayores sectores económicos en Europa.

Empleo y ahorro. La Comisión Europea calcula que con los objetivos de la UE para el 2030 en lo referente a estas reducciones, a la matriz energética y a la eficiencia energética se crearán 1,25 millones de empleos más, a la vez que se ahorrarán 450.000 millones de euros en importación de energía.

En los Estados miembros de la UE, las empresas ya se benefician de que prioricemos la eficiencia energética, las tecnologías limpias y las energías renovables: el 80% de las capacidades generadas durante la última década procede del sector de las energías renovables (50% de la solar y eólica). Este nuevo sector ya ha creado nuevos puestos de trabajo en gran cantidad.

Las empresas europeas tienen una fuerte presencia e interés en Costa Rica en el campo de las energías renovables, ya sea en centrales hidroeléctricas, parques eólicos, geotermia o la generación de energía solar.

Al trabajar en conjunto con sus socios costarricenses, estas empresas apoyan la transferencia de tecnologías y conocimientos a Costa Rica y crean oportunidades de trabajo en un sector económico creciente y de alta tecnología. Una política ambiciosa en materia climática y energética fomenta el crecimiento económico.

Dr. Ingo Winkelmann, embajador de la República Federal de Alemania

Jesús Rodríguez-Andía, embajador de España

Jean-Baptiste Chauvin, embajador de Francia

Francesco Calogero, embajador de Italia

Mette Gonggrijp, embajadora de los Países Bajos

Melanie Smart, ministra consejera del Reino Unido

José Luis Martínez Prada, delegación de la Unión Europea

  • Comparta este artículo
Opinión

El Día del Clima de la Unión Europea

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota