Opinión

Carta abierta al sector arrocero

Actualizado el 16 de agosto de 2013 a las 12:01 am

Opinión

Carta abierta al sector arrocero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El pasado 8 de abril, luego de una intensa sesión con el sector arrocero, las ministras del MEIC y del MAG enviamos un comunicado de prensa que titulamos: “Gobierno y Conarroz establecen acuerdos históricos”.

Escuchamos la presentación del estudio del IICE de la UCR (“Análisis sobre el mecanismo actual para la estimación y determinación de los precios del arroz bajo el contexto de la cadena de comercialización”), el cual concluyó que el mecanismo de fijación de precios, vigente hasta esa fecha, no está contribuyendo con objetivos de política importantes como el aumento de la productividad y el mejoramiento de las condiciones de acceso por parte de los consumidores, y que no hay garantía ni certidumbre de precios, especialmente, para los pequeños productores .

Evidencia, además, que los consumidores de menos ingresos pagaron precios crecientes por el arroz en la última década y, por lo tanto, no se identifican argumentos económicos o sociales para justificar el sistema de fijación de precios del arroz.

Ante estos hallazgos, se acordó trabajar en un mecanismo alternativo sustituto al esquema actual de fijación de precios, en el marco de una comisión creada por Conarroz, la cual iniciaría su trabajo inmediatamente. Este mecanismo entraría a regir al inicio de la primera cosecha del 2014. Se conformó una comisión técnica mixta para el análisis de la propuesta del sector arrocero nacional sobre el mecanismo transitorio a la eliminación del mecanismo de fijación, para ordenar el mercado. Asimismo, se acordó la implementación de la agenda de acompañamiento propuesta por el MAG.

Concluido el trabajo de dicha comisión para el mecanismo transitorio, se generó una propuesta de regulación temporal del mercado arrocero, que tendrá vigencia hasta la primera cosecha de arroz del 2014. Esta propuesta se oficializó a través del Decreto Ejecutivo No 37699-MEIC, publicado el pasado 20 de mayo, luego de cumplir con todos los procesos de consulta correspondientes. Se publicaron noticias y campos pagados de Conarroz avalando el Decreto suscrito. Únicamente recibimos disconformidad por parte de asociaciones de consumidores, que reclamaron la no eliminación inmediata del mecanismo de fijación de precios.

Asombro. Así las cosas, nuestro asombro no pudo ser mayor, cuando a partir del 27 de junio se iniciaron una serie de publicaciones de Conarroz desconociendo los acuerdos y atacando el estudio realizado por el IICE.

PUBLICIDAD

Con esa falta de seriedad y compromiso de la dirigencia de Conarroz, es difícil que el sector pueda enfrentar su problema estructural de producción, aferrados a un mecanismo de fijación de precios, aun cuando se les ha demostrado las consecuencias negativas para el consumidor y pequeño productor.

Entonces, ¿qué hay detrás de esto? ¿Será la falta de visión de la dirigencia de Conarroz, que defiende un estilo de producción al amparo de políticas públicas que benefician a muy pocos, y sumen en la pobreza a pequeños productores y le pasan la factura al consumidor?

Y es que este mecanismo sí les ha permitido a los que producen verticalmente integrados, que son pocos, sacar ventajas económicas del modelo, obtienen rentabilidades mayores en toda la cadena, acceden al contingente de arroz en granza con cero arancel, beneficio que se brinda por la compra de producción nacional que, en muchos casos, es su propia cosecha. También acceden al contingente arancel cero de arroz pilado.

Deterioro de ganancias. El deterioro de sus ganancias está en la comercialización, que no controlan, y en la que participan cantidad de importadores, atraídos por la buena paga del grano en el país. Los productores medianos y pequeños reportan altos costos de producción trabajando para otros que también ganan del modelo. No tienen acceso a buena semilla en manos de pocas empresas, carecen de poder de negociación ante los elevados precios de los agroquímicos, no poseen canales de comercialización propios y pagan altas sumas por alquileres tanto de maquinaria como de tierra. Han requerido financiación de la Banca de Desarrollo, ya que, además, no reciben en tiempo el pago oportuno por sus cosechas. Los pequeños productores no deberían prestarse a que los saquen a las calles para defender algo que no les beneficia.

Nuevos procesos. Es tiempo de construir nuevos procesos de producción y comercialización. La participación del Estado debe corregir distorsiones y nunca profundizarlas.

Por esta razón, el Gobierno, a través del MAG, ha promovido exitosamente la cesión de las plantas del CNP a cooperativas de pequeños productores arroceros, que como Coopearrosur comercializaron la totalidad de su cosecha con marca propia.

PUBLICIDAD

El mecanismo alternativo de precios acordado debe trabajarse con prontitud y responsabilidad. El MEIC, por ley, siempre estará vigilante del mercado y regulará temporalmente en condiciones establecidas por la normativa.

El ICAFE en el sector cafetalero es un excelente ejemplo a seguir.

Antes de estar pensando en el bloqueo de calles, es tiempo de trabajar con miras a la primera cosecha del 2014, en la cual esperamos tener a los productores cooperativizados, trabajando por aumentar su productividad, que traerá mejores precios y mayor bienestar.

El sector arrocero tiene una oportunidad de oro para reconvertirse, si Conarroz, finalmente, se lo permite.

  • Comparta este artículo
Opinión

Carta abierta al sector arrocero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota