Opinión

Berny Roldán Abellán: Los índices no curan

Actualizado el 30 de abril de 2015 a las 12:00 am

Opinión

Berny Roldán Abellán: Los índices no curan

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo explicarle a esta muchacha, que tiene tres horas esperando a ser atendida en el servicio de Emergencias del hospital, que la Caja Costarricense del Seguro Social y el sistema de salud de Costa Rica se encuentran dentro de los más prestigiosos de América? ¿Cómo explicarle a doña Sonia, a don Gerardo, a Milena o a Santiago que tenemos índices de salud mejores que los de la mayoría de países en el mundo, que somos de los primeros países en Latinoamérica en esperanza de vida, que entre mil niños ticos recién nacidos, solo nueve fallecerán en su primer año de vida?

¿Cómo explicarles que la misma institución que los tiene esperando más de dos años por una radiografía, es la institución clave para que el país goce de índices de mortalidad materna similares a los de EE. UU.?

Es difícil, prácticamente imposible. Es incomprensible que alguien pueda estar feliz si tiene que esperar para ser atendido por un dolor incapacitante, y meses para que le garanticen que se le dará el tratamiento especial que necesita. Ellos no verán las estadísticas que dan cuenta de que la prevalencia del VIH en nuestro país es menor que el de la mayoría de los países europeos.

Los pacientes no entenderán que aunque nuestra densidad de médicos es menor que la de países como Argentina, Estados Unidos y Alemania, aun así logramos tener índices similares o mejores de acceso a la salud.

Para el gremio médico muchas veces resulta difícil entender la frustración de los pacientes. El sentimiento es complicado de procesar, tal vez porque no se vive en carne propia.

Si el médico sintiera lo mismo que su paciente, entraría en desesperación y depresión. Pero el médico debe de seguir en su labor. El paciente que hoy le reclama por esperar tres horas en Emergencias también llegará al hospital mañana, con otro rostro y otra cara. El médico debe hacer lo mejor dentro de sus posibilidades.

Ese esfuerzo de los médicos de la Caja –al menos de la mayoría de ellos– es el que permite que hoy tengamos índices de salud aceptables y en continua mejora, aunque aún podríamos aspirar a más. Pero los índices no curan y las estadísticas no alivian el dolor de las personas.

Cambio oportuno. Es el momento ideal para dar un giro en la retórica institucional, de realmente hacer un manejo médico centrado en el paciente y de que este último se involucre en el desarrollo y mejoría de su propia enfermedad.

Los asegurados deben ser los primeros y más interesados en la curación, y convertirse no solo en los pacientes que todos los médicos desean, sino en aquellos que garantizan el éxito de su tratamiento: responsables, con buena adherencia, que se educan sobre su enfermedad, que luchan por alcanzar las metas y objetivos. Pacientes que ponen de su parte, no para ayudar al médico, sino para ayudarse a sí mismos.

También es el momento de los médicos responsables, actualizados y principalmente serviciales. Médicos entregados por restablecer la salud y acompañar en la enfermedad.

De otra manera, resultará muy difícil lograr que esos índices, otrora tan maravillosos, nos sigan acompañando. Ya las altas esferas de la institución se han quedado sin ideas y, me atrevería a decir, sin motivación. Las gerencias de la CCSS han demostrado que la tarea de “rescatar” a la Caja les ha quedado grande. Y al respecto no se dirá más.

Por ello, nos toca a todos los demás ayudar a subsanar las carencias que nos impone el sistema y tapar las falencias colaborando en lo poco que se pueda. Todos podemos colaborar en convertir el ideal en realidad, los pacientes desde su trinchera y el médico desde la suya.

Solo así vamos a poder mostrar de nuevo la CCSS al mundo y enseñarla con orgullo, imitando a nuestros abuelos cuando salían los domingos a pasear, presumiento sus mejores galas. Solo así podremos sonreír cuando la mencionan y sentirnos satisfechos cuando hablan de ella.

El autor es médico general

  • Comparta este artículo
Opinión

Berny Roldán Abellán: Los índices no curan

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota