Opinión

Belén es otro país

Actualizado el 20 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Todo el cantón conspira para que la convivencia sea buena

Opinión

Belén es otro país

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace cerca de 10 años vivo en La Asunción de Belén y, sin duda, no pude escoger un mejor lugar. Pareciera que todo el cantón conspira para que la convivencia, los servicios públicos y privados, la prosperidad, el ambiente social y comercial, y hasta el clima sean excelentes y de calidad.

Algunas personas mencionan que el cantón de Belén funciona así porque recibe mucho dinero (por patentes, impuestos, zonas francas), pero no es cierto; después de vivir aquí todo este tiempo, he descubierto que es una cuestión de actitud.

La gente de este maravilloso lugar está empoderada, se siente orgullosa de vivir aquí, de colaborar con todo el que lo necesite, no importa si es de ahí o no, de ofrecer un espontáneo y magnífico servicio al cliente, siempre con una sonrisa y un “sí se puede”, que contagia a todos los que somos parte de este cantón y utilizamos sus servicios.

El señor que cuida el carro, el dependiente de la tienda, el que vende las verduras, el funcionario de la CCSS, el ejecutivo del INS y muchos más, todos, sin excepción conocen su trabajo, ofrecen información veraz y, sobre todo, resuelven cualquier consulta o problema que se les presente, en un tiempo óptimo y con una actitud envidiable.

Pero un lugar así, donde se respira, se siente y se vive paz, debe tener un común denominador, que en este caso pareciera ser el alcalde y la Municipalidad.

Problemas en Belén, los hay; sin embargo, con mucha responsabilidad y diligencia, Horacio Alvarado, alcalde de Belén (reelegido en la anterior elección) los resuelve. Cualquier ciudadano del cantón o de fuera tendrá acceso a conversar con el alcalde y siempre conseguirá su atención.

Obviamente, su forma de ser y su compromiso con Belén, lo disemina entre todos los ciudadanos, contagiando a propios y ajenos.

La complicidad de los vecinos de este cantón ha permitido que durante mucho tiempo, Belén ostente los mejores índices de desarrollo humano. No en vano sus programas para la niñez, la adolescencia y los adultos mayores son los mejores. Aunado a los proyectos que impulsa la Municipalidad y la población para fomentar la cultura y el deporte. Sí, envidia de la buena es lo que causa Belén; ojalá existieran muchos cantones iguales. Sin duda, Costa Rica sería también otro país.

  • Comparta este artículo
Opinión

Belén es otro país

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota